Peligroso fenómeno pega a Nueva York; le llaman ‘Frankenstorm’

NUEVA YORK.- El fenómeno meteorológico que azota desde la tarde de este lunes a Nueva York y sus alrededores, ha sido llamado por la comunidad científica como «Frankenstorm«, o la tormenta Frankenstein, debido a su magnitud y por estar posicionado mucho más al Norte de lo que se ha visto cualquier huracán de este tamaño.

Y aunque el huracán Sandy ha bajado a categoría de ciclón, sigue siendo muy peligroso, advierten autoridades, y por ello decretaron la evacuación de algunas zonas bajas de la ciudad de Nueva York, y el cierre de escuelas.

Las bandas Sandy tocaron tierra en el Sur de Nueva Jersey poco después de las 19:00 hora local, con vientos de 140 kilómetros por hora y lluvias torrenciales, que genera olas de hasta cuatro metros de altura en Kings Point, Nueva York.

El ojo de Sandy se ubicada esta tarde a 35 kilómetros al Este-Noreste de Cape May, Nueva Jersey.

A pesar de que su núcleo central no había tocado tierra, hasta esta tarde el meteoro dejó casi un millón de viviendas y negocios sin energía eléctrica en 11 estados de la costa Este, y amenaza con afectar a más de 60 millones de personas.

Especialistas señalan que el fenómeno provocará daños valorados de forma preliminar en cerca de 20 mil de millones de dólares, por lo que ya se le denomina como el Katrina de la costa este, en términos de impacto.

Una tormenta híbrida

Le llaman la tormenta Frankenstein debido a que se trata de una tormenta híbrida que se formó con el choque del ciclón con dos frentes de mal tiempo que bajaron del Océano Atlántico.

Luego de ganar velocidad y potencia durante el día, la tormenta dejó sin electricidad a más de 1.5 millones de personas y de alguna manera trastocó la vida de decenas de millones más.

Las fuertes lluvias han bañado las grandes y tapiadas ciudades del corredor Noreste, desde Washington y Baltimore hasta Filadelfia, Nueva York y Boston.

Cancelan vuelos

Las aerolíneas cancelaron más de 12.000 vuelos, lo que ha alterado los planes de viajeros en todo el mundo, y el costo de los daños que puede causar la tormenta se ha estimado entre 10.000 millones y 20.000 millones de dólares, lo que significa que podría ser uno de los desastres naturales más costosos en la historia del país.

Mensaje de Obama

A las 12:45 PM del lunes el presidente Barack Obama dirigió un mensaje a la nación para pedirle a la población de la zona de impacto de la súper tormenta que obedezca las recomendaciones de las autoridades para evitar muertes. Obama abandonó el lunes su papel como candidato a la reelección para retomar el de presidente consciente de la necesidad de dar la imagen de un líder firmemente al mando del país, pocas horas antes del embiste de una de las peores tormentas registradas en la historia. Luego de reunirse con el comité de crisis de la Casa Blanca, el mandatario exhortó a los habitantes de las regiones potencialmente amenazadas a que acaten sin demora las directivas de las autoridades locales, en particular en lo relativo a las evacuaciones. «Esta es una tormenta grave y podría tener consecuencias potencialmente mortales si la gente no toma medidas con la suficiente rapidez«, previno el Presidente.

«La prioridad es procurar salvar vidas», apuntó.

Ciudad sin servicios

Este lunes la ciudad de Nueva York amaneció casi paralizada, sin transporte público, sin escuelas y la Bolsa de Valores cerrada.

Meteorólogos han advertido que la tormenta híbrida, además de golpear con fuerza el litoral Noreste de Estados Unidos, impactará en una noche con efecto de luna, con marea alta, situación que empeora la emergencia.

El gobernador Andrew Cuomo cerró dos túneles clave que van hacia el centro de Manhattan después de que la ciudad cerrara su sistema de transporte público, los mercados financieros, las escuelas y Broadway, y además ordenara a cientos de miles de personas quedarse en sus viviendas antes de que empeorara el temporal por la llegada del huracán Sandy.

Cuomo informó que los botes de emergencia fueron llevados al centro del estado y que los túneles Brooklyn Battery y Holland, ambos propensos a inundarse, cerrarían a las 2 de la tarde.

El piso de la Bolsa de Nueva York estaba desierto por su primer cierre no planeado desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Más de 20.000 usuarios, la mayoría en Long Island, estaban sin energía eléctrica el lunes por la mañana, informaron funcionarios.

La mayoría de los 3,600 apagones se localizaban en Brooklyn, agregaron.

(Información tomada de Agencias)