Paro nacional de maestros del SNTE será indefinido hasta lograr mejoras laborales

Maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en plantón frente a las instalaciones del Sistema Educativo Estatal, demandando mejoras salariales y condiciones de jubilación justas. Fotografía: Border Zoom

Redacción/Infobaja

Tijuana.- Maestros y maestras del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) iniciaron un plantón en las instalaciones del Sistema Educativo Estatal, marcando el comienzo de un paro indefinido a nivel nacional.

La protesta busca obtener respuestas favorables a diversas demandas laborales, entre las que destacan un aumento salarial y la eliminación del USICAMM, además de mejoras en las condiciones de jubilación.

El paro, que se lleva a cabo simultáneamente en todo el país, refleja el descontento del magisterio con las actuales condiciones laborales. Una de las principales demandas es el incremento salarial para los docentes, quienes argumentan que el sueldo promedio de 14,500 pesos mensuales es insuficiente para cubrir sus necesidades básicas y vivir dignamente. Esta situación afecta aproximadamente al 90% de la nómina magisterial, según Marco Antonio Pacheco Pérez, Coordinador Estatal de la SNTE.

Otra cuestión crítica para los docentes es el sistema de jubilaciones. Los maestros buscan revertir las reformas implementadas en el gobierno anterior, que extendieron el tiempo de servicio necesario para la jubilación. Actualmente, los docentes deben trabajar alrededor de 40 años para poder retirarse, lo que ha llevado a que muchos continúen trabajando más allá de los 60 años de edad. Los maestros argumentan que esta situación es insostenible, tanto desde el punto de vista físico como emocional, y abogan por el retorno al sistema de jubilaciones vigente antes de 2007, el cual permitía retirarse después de 28 años de servicio.

El SNTE ha señalado que estas condiciones de trabajo afectan no solo a los docentes, sino también la calidad de la educación. Según los manifestantes, el envejecimiento de la planta docente y las exigencias laborales dificultan el mantenimiento de un ritmo adecuado en la enseñanza, afectando tanto a maestros como a estudiantes.

La protesta continuará de manera indefinida hasta que se logre una respuesta favorable a sus demandas. Los docentes hacen un llamado a las autoridades para que se abra un diálogo constructivo que permita resolver estas problemáticas y mejorar las condiciones laborales del magisterio en beneficio de toda la comunidad educativa.