¿Para qué tanto brinco?

Por Dante Lazcano

La cultura popular en México, y seguramente la de otros países, está llena de frases y dichos que muchas ocasiones se convierten en una regla.

Por ejemplo en el barrio se dice: para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo o en el ámbito laboral se asegura que si un sindicato está vendido, ese jamás será vencido.

Ya entrando en materia y a falta de un año para que el contrato colectivo de trabajo que firmó la NFL y el  Sindicato de Jugadores en el 2011, y pese a que el líder sindical se cansó de advertir a sus agremiados que se prepararan financieramente pues todo indicaba que las negociaciones se complicarían al grado que se podían perder partidos, al final se arreglaron más rápido que la propagación de una gripa en una sala de cine.

Pero a diferencia de hace casi una década en la que siempre se dijo que el acuerdo fue con todas las ventajas para los dueños de jugadores, en esta se arreglaron rapidito al grado que hasta se aceptó la propuesta que la temporada se extenderá a 17 partidos de temporada regular, justo el punto que parecía más álgido, pero a cambio de más jugadores en el roster activo y un cotejo menos de preparación, se pusieron de acuerdo.

Recordemos que la siguiente campaña se jugará a 16 encuentros pues el nuevo acuerdo arrancará hasta el 2021 y para entonces se jugará un partido menos de pretemporada además que aumentará el número de jugadores en el roster de elementos activos y el equipo de prácticas de contar aumentará además que estos observarán una mejora salarial, recordemos que estos oficialmente no forman parte del equipo.

Lo interesante de todo es que la votación entre los agremiados fue muy cerrada, apenas 1,019 a favor contra 959 del nuevo acuerdo, lo que habla que hay una división importante la cual deberán sanar a la brevedad pues no olvidemos que aquí se puede aplicar aquello que divide y vencerás.

Ahora, que si de ser positivos se trata, lo mejor que pudo suceder en un negocio en el que hay miles de millones de dólares de por medio es que el riesgo de que se perdieran partidos se evitó hasta el 2030.

En algún otro momento hicimos un pequeño análisis de todo lo que impacta un equipo de NFL en cada uno de los mercados donde operan, pues ya sea acudiendo al estadio o en casa disfrutando ese partido al final es un negocio de ganar-ganar ya que todos los involucrados directa o indirectamente siempre verán una ganancia.

Inicia la agencia libre

No supe si reír o llorar cuando se filtró la historia que Philip Rivers se amarró con Indianápolis a razón de 25 millones de dólares.

Siempre dije que de la mano o brazo de él el equipo del rayo no ganaría nada y al final el tiempo me dio la razón, pero dado el momento que vive el equipo en el que la posición necesitaba estabilidad, dejarlo ir no era lo ideal, pero bueno, veremos qué tal las decisiones de la directiva.

Mis dos centavos

Sindicato vendido jamás será vencido.