Padres reportan para campamento primaveral

San Diego Padres
Jackson Merrill, prospecto número 2 de todo el béisbol. Fotografía: MLB

Por Tony Álvarez

En el análisis general, los Padres se quedaron cortos de entrar a postemporada en 2023. En el análisis específico, la falta de bateo oportuno, la inconsistencia de los peloteros estelares y un bullpen endeble, contribuyeron a uno de los fracasos más sonados en la temporada de Grandes Ligas.

Juan Soto fue el mejor pelotero de la novena carmelita, más allá de su constante aprendizaje a la defensiva en el jardín. Su labor con la majagua le brindó la característica de jugador que cargó al equipo, pero eso no se verá más en San Diego; fue cambiado a los Yankees de Nueva York junto a Trent Grisham, por pitcheo y un receptor y la salida de otros elementos como Blake Snell, Josh Hader, Michael Wacha y Seth Lugo, pinta un panorama complicado para 2024.

Pero, ¿ya no se confía en Manny Machado, Fernando Tatis Jr., Xander Bogaerts, Yu Darvish ni en Joe Musgrove? Tal parece que no.

Es cierto que el año anterior, ninguno se desempeñó como se esperaba, todos fueron inconsistentes y algunos vienen de operaciones por sufrir una lesión, sin embargo, el talento existe y su trabajo en Las Mayores les avala el contrato multianual y multimillonario que cada uno tiene con los frailes.

Además, en el paquete de peloteros que arribaron del Bronx, llegaron varios lanzadores con una combinación de experiencia y juventud que hace pensar a varios expertos que pueden causar un impacto inmediato y a largo plazo, manteniendo la idea de firmar a por lo menos otro pitcher para redondear la rotación abridora.

Firmas de agentes libres locales y del mercado oriental, también han reforzado el bullpen y, en el papel al menos durante el mes de febrero, se pronostica que tendrán uno de los más sólidos en el juego.

Con eso dicho, los Padres tienen dos necesidades para los jardines, entrando al campamento de primavera. Parece que han tomado cartas en el asunto en una de ellas.

Y es que el “Niño” jugaría el prado derecho nuevamente o inclusive el central, pero se necesitan a tres para esas posiciones y al inicio de esta semana, un viejo conocido nuevamente se vestirá con los colores sandieguinos.

Jurickson Profar ha firmado un contrato de un año por un millón de dólares, para estar con los Padres en 2024.

“Es un profesional, es un tipo que conocemos, muy popular en el vestidor, un buen jugador, ambidiestro, versátil”, dijo el manejador, Mike Shildt, desde Peoria, Arizona. “Un buen pegamento para tener de vuelta.”  Por ahora, junto a Tatis Jr. y a José Azocar, son los únicos tres jardineros en el roster de 40 peloteros.

El año anterior, el curazaleño bateó para un promedio de .242 en 125 encuentros, su mayoría con los Rockies de Colorado. Estuvo sobre el cierre con los frailes, sin olvidar sus contribuciones para impulsar a los del sur de California a la postemporada en 2020 y en 2022. Por más que haya estado Juan Soto con los frailes, sin Profar no se ha conseguido un lugar en playoffs.

“En relación con nuestra situación actual, tendrá turnos al bat y oportunidades para ser titular, podría basarse en enfrentamientos, ser un bateador ambidiestro, pero será titular y se moverá un poco, él es versátil”, continuó.

Aún y con la reciente firma, falta conseguir a más peloteros para la banca o inclusive generar competencia. Por ello, se le ha brindado una oportunidad a jugadores como Jackson Merrill, el prospecto número 2 de todo el beisbol.

El joven de 20 años de edad puede jugar las paradas cortas y el jardín izquierdo y batea a la zurda; fue elegido en el draft de 2021 con la selección 27. Todos los expertos creen que pronto tendrá su oportunidad en la gran carpa. “Tenemos una oportunidad para él”, expresó Shildt.

“Es un campamento completamente abierto, para los jardines, para nuestro pitcheo abridor, para nuestra banca, tenemos muchos buenos candidatos para muchos puestos diferentes”, dijo el manejador, visiblemente emocionado por lo que se verá en Peoria.

Todavía quedan preguntas por responder, pero las restantes son menos que hace un mes y se respira un aire de esperanza en el campamento en Arizona.

Los Padres comienzan su temporada regular en Seúl, Corea, cuando se midan a los Dodgers de Los Ángeles en una serie de dos encuentros el 20 y 21 de marzo, antes de regresar a Estados Unidos para resumir su campaña en el continente americano.