Orientarán a comerciantes en Expo Eco Baja

Tijuana.- Lograr comunidades sustentables no será posible sin un comercio justo y un consumo responsable, por ello es vital recuperar el sentido original de la actividad comercial, que no solo debe satisfacer necesidades con productos y servicios, sino ser un distribuidor de bienestar y un motor de desarrollo social.

Así lo destacó el ingeniero José Carmelo Zavala Álvarez, director del Centro de Innovación y Gestión Ambiental (CIGA), afirmando que el comercio organizado está llamado a ser el protagonista de la salud social, por ser una actividad que a lo largo de la historia ha sido una herramienta de distribución, de intercambio y de equilibrio entre la oferta y la demanda.

Agregó que por ello es que la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Tijuana y el Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable (CCDS) de Baja California impulsan el evento Expo Eco Baja, a realizarse el 27 y 28 de abril en el Centro de Convenciones “Baja California Center”, en la zona metropolitana de Tijuana.

Enfatizó que hoy desde la Canaco y desde el CCDS, la Expo Eco Baja es la tarea inmediata, pues incluirá un encuentro de negocios, conferencias y exposición de productos y servicios sustentables; una forma organizada y productiva de propiciar el encuentro de actores clave para la sustentabilidad, en una convocatoria amplia y plural que reunirá a expertos de todo el país con actitud positiva y propositiva.

“Esto es Expo Eco Baja, una convocatoria colectiva, una plataforma, un lugar de encuentro; la tarea de lograr una ciudad sustentable no está hecha, porque nunca estará terminada, es un proceso, el desarrollo sustentable es un horizonte y caminar hacia él es interminable, porque la sustentabilidad es algo dinámico y siempre está amenazada”, remarcó el director del CIGA.

Zavala insistió en que el desarrollo sustentable no será posible si cada quien se mantiene en su trinchera, limitado a sus conocimientos, que a su vez limitan sus capacidades para actuar y aportar a la sustentabilidad, por lo que es vital que al papel de las dependencias gubernamentales, se sume un comercio equitativo y un consumo inteligente por parte de los ciudadanos.

“El comercio, en su definición básica, es una actividad de intercambio de productos y servicios, construye el tejido social en la original idea de satisfacer necesidades, de acceder a productos y servicios que no tenemos, que no producimos personalmente como individuos, eso es lo que construye la comunidad, el intercambio de tecnología, cultura, conocimiento, costumbres, todo”, consideró.

El comercio, añadió José Carmelo Zavala, debe propiciar un intercambio justo, equitativo, distribuidor, redistribuidor, porque el comercio es un motor de movilidad, desarrollo e integración social, pero no hemos podido recuperar en forma satisfactoria las ideas originales y sustentables de las que nos alejamos peligrosamente en últimas décadas.

“Hoy debemos poner énfasis en un comercio justo, humano, equitativo, como fue la actividad empresarial de los pueblos originarios, es preciso revivir la historia y actualizarla para afrontar las nuevas demandas de este mundo, porque no tenemos otro y no podemos darnos el lujo de esperar a tocar fondo para estar listos y actuar colectivamente”, reiteró.

Hay que promover comercio justo y consumo ciudadano inteligente, finalizó, podemos hacerlo con criterios éticos y económicos, pero no perdamos de vista también que la sustentabilidad depende de la conservación de la biodiversidad y del aprovechamiento responsable de los recursos naturales, esto implica pensar que los no nacidos también tienen derecho a una vida como la conocemos o mejor.