Optimizan áreas de trabajo para personas con discapacidad

Tijuana.- Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería (FCQeI) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Campus Tijuana, han implementado un ambiente físico bajo condiciones controladas, que permita la correcta inserción laboral de personas con discapacidad a sus puestos de trabajo.

 

Desarrollaron un prototipo que ayudará a determinar la relación que existe entre la demanda física y mental del trabajo, así como la capacidad del sujeto para detectar las áreas problemáticas y realizar los cambios necesarios en casos particulares.

 

El doctor Juan Andrés López Barreras, responsable técnico del proyecto, los doctores Claudia Camargo Wilson y Jesús Everardo Olguín Tiznado junto con estudiantes de licenciatura y posgrado de los programas educativos de Ingeniería Industrial, Electrónica, Computación y de Ciencias Químicas de la FCQeI, trabajaron en el proyecto de construcción de la “Cabina de Experimentación”, recientemente integrada al Laboratorio de Antropometría, Ergonomía y Biomecánica

Este laboratorio permite recrear un ambiente similar a una línea de producción con aplicación semi-industrial y procesos de producción. Por medio de este prototipo, las personas con discapacidades, e incluso las que no, pueden conocer sus límites en lo físico y mental antes de incorporarse a un centro de trabajo con determinadas demandas.

Asimismo, los empresarios conocen estas condiciones antes de diseñar los espacios o áreas de trabajo, herramientas y equipos que le permiten potenciar la productividad e incrementar el bienestar y la autoestima del trabajador.

De igual forma, contribuye a la activación de iniciativas que den mayor bienestar a los empleados que realizan trabajos repetitivos y/o bajo condiciones físicas que en el corto o mediano plazo derivan en lesiones y costos para las compañías.

 

Lo anterior es especialmente importante por la entrada en vigor del Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, publicado en el Diario Oficial de la Federación y en vigor a partir del 2015, donde se obliga a todos los patrones a realizar proyectos de análisis de riesgo ergonómico y psicosocial en todas sus áreas de trabajo, a fin de contar con los elementos necesarios para lograr la prevención de riesgos laborales.