Opera carril peatonal Ready Lane en la garita de Otay

SAN DIEGO.- Desde mañana opera en plan piloto un nuevo carril peatonal bajo el concepto de Ready lane dentro de la garita de Otay que busca agilizar el proceso de internación a los Estados Unidos.

Es el segundo en operar bajo el concepto de Ready lane, aunque difiere del que funciona en Ciudad Juárez en su modo de operación, ya que divide el cruce peatonal en tres carriles distintos, uno para el publico en general, otro para los usuarios de Sentri y uno adicional para Ready lane, lo que permite canalizar a los portadores de documentos con radio frecuencia al lado izquierdo de la puerta de ingreso, facilitando su identificación.

En la garita de Otay quedaron instalados tres kioskos en los que portadores de las nuevas visas laser, pasaportes estadounidenses tipo credencial y las nuevas tarjetas de residente legal que se identifican con la leyenda “Pass system”, así como los usuarios del programa Sentri, deberán presentar su documento de identificación ante un lector que obtendrá toda información en no mas de 10 segundos, antes de pasar con el agente federal de CBP que pudiera autorizar el ingreso de manera inmediata o someterlo a una inspección mas exhaustiva.

“El uso de la nueva tecnología nos permite tener una frontera mas eficiente y segura, porque ahora los agentes podemos enfocarnos mas en la persona que en sus documentos” reconoció Robert Hood, asistente del director del puerto de Otay.

Este programa opera de lunes a viernes de las 4 de la mañana a las 8 de la noche y los sábados y domingos de las 8 de la mañana a las 10 de la noche.

Es conveniente destacar que Ready Lane no es un programa de confianza como sucede con el programa Sentri, razón por la cual los usuarios de Sentri siguen manteniendo preferencia en el tiempo de cruce.

De acuerdo a datos proporcionados por CBP en la garita de Otay cruzan diariamente 7 mil personas, de las cuales el 32 por ciento cuentan con documentos de identificación que ya cuentan con la radio frecuencia.

En el caso de los carriles vehiculares, Ready Lane ha logrado disminuir el tiempo de espera entre un 20 y 25 por ciento.

En base a los resultados obtenidos en este plan piloto se determinara si el programa debe aplicarse en otros puntos fronterizos de la Unión Americana, tal y como ocurrió con el programa Sentri que pusieron a prueba en Otay en 1995 y de allí se extendió a la nación.