Ojo de hormiga

Por El Informante

Ojo de hormiga

No parece ser que al Congreso local le urja legislar en torno al tema de la revocación de mandato de gobernadores. Los diputados silban, patean el bote y simulan tener otros asuntos más importantes para resolver, pues la consigna, dicen, es dormir la iniciativa presentada por el gobernador Jaime Bonilla Valdez.

El gober ha estado duro y dale con el tema y ayer, desde San Lázaro, el diputado federal bonillista Isaías Bertín, hizo un llamado a todos los congresos locales a armonizar el espíritu de sus leyes con la Constitución Federal y establecer la figura de la revocación de mandato, con mención especial a los legisladores bajacalifornianos.

La polémica está subiendo de tono y entre que son peras o son manzanas, Jaime Bonilla ya hizo un nuevo coraje, pues considera que el dirigente nacional morenista, Mario Delgado, está dando línea para que le congelen la iniciativa y la pongan a dormir en el archivero.

De hecho el gober ya confrontó a su sucesora, Marina del Pilar Ávila Olmeda, para que se pronuncie al respecto y le exigió adopte una posición firme y clara, pero la futura gobernadora hace como que ni lo ve ni lo oye. La consigna de Marina, dicen, es evitar confrontaciones y pleitos, dejarlo que se enoje solo y que el tiempo pase, pues cada vez falta menos para tomar el poder.

El extraño retorno de Rommel

Más de una vez se ha hablado en radio pasillo del inminente retorno de Alberto Capella a Baja California para ponerse al frente de alguna corporación. De lo que casi no se ha hablado, es de la reaparición de un viejo conocido en al área de procuración de justicia y seguridad.

Se trata del ex procurador Rommel Moreno Manjarrez, quien fue el mandamás de la PGJE en los tiempos de José Guadalupe Osuna Millán y que desde entonces a la fecha ha rolado de acá para allá en diversas dependencias federales de seguridad, instituciones académicas e incluso el Tribunal Electoral.

En radio pasillo dicen que Rommel podría integrarse como asesor del gobierno estatal entrante en materia de seguridad y procuración de justicia y encabezar una mesa de seguridad en donde participaría también Juan Manuel Hernández Niebla, ex titular del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública.

La forma es el fondo

Habrá quien diga que es simple marco o envoltorio, pero si hablamos de imagen institucional de un gobierno, el diseño, el eslogan y los colores son toda una declaración de principios e intenciones. No diga que aquí lo leyó, pero en esta semana ha habido varias encerronas con los ases del diseño y la mercadotecnia política para definir todo lo referente a la imagen del gobierno entrante que encabezará Marina del Pilar Ávila Olmeda.

La primera mujer que gobernará Baja California será también la persona más joven en llegar a la Casa de Gobierno en Mexicali, mientras que el saliente, Jaime Bonilla Valdez, es el gobernante de mayor edad que ha tenido la entidad.

Sin embargo, más allá de la diferencia de edades, los contrastes en el estilo personal de gobernar de Ávila Olmeda y Bonilla Valdez serán muchísimos. Prácticamente su único punto en común se limitará al acrónimo de Morena, esto como el partido que los postuló, pues todo lo demás será distinto. Marina quiere proyectar una imagen fresca, juvenil, limpia y plural, lo que se proyectará en el diseño institucional.

A diferencia de Bonilla, que apostaba por la fuerza de carácter, la confrontación y el desafío, la próxima gobernadora de Baja California quiere proyectar que la suya es otra forma de hacer política, más amable, amistosa, positiva y sobre todo, incluyente con todos los sectores. Por ello, la idea es encontrar una frase y unos colores que proyecten esa energía.

Todo apunta a que será un gobierno de menos pelea y en donde brillarán por su ausencia las declaraciones fuertes y las confrontaciones públicas, aunque muchos se preguntan si sabrá Marina cerrar el puño y alzar la voz cuando el escenario se torne adverso y cuesta arriba. Por lo pronto, esperen sorpresas con la imagen.

¿Y el cubrebocas?

“Haz lo que yo digo y no lo que yo hago”, dice una frase popular que bien puede aplicarse a varios de los más altos funcionarios en el gobierno estatal.

Desde hace meses nos hablan de utilizar cubrebocas y guardar una sana distancia ante la amenaza del Covid-19, pero es claro que no son congruentes con lo que solicitan del resto de la población, pues a más de uno evidentemente no les interesa siquiera el mensaje que puede hacer llegar un líder haciendo su parte en este renglón.

En recientes eventos de entrega de computadoras a niños bajacalifornianos, desde el gobernador Jaime Bonilla Valdez hasta el fiscal Guillermo Ruiz Hernández y el secretario de Economía Sustentable y Turismo, Mario Escobedo, estuvieron sin el cubrebocas. Prácticamente el único que sí lo llevaba era el titular de Salud, Alonso Pérez Rico… quien de plano ya sería el colmo si no respetaba lo mismo que nos pide día a día, ¿o no?

Pero los otros altos funcionarios y el mismo Gobernador se acercaban a los niños sin cubrebocas, les ponían la mano en la espalda para la foto y bueno, bien nos han dicho que pese a ya nos haya dado el Covid-19 y ya estemos vacunados, eso no impide que podamos ser portadores y contagiar a otros.

Tachita a todos ellos que no siguen su propia recomendación.

El fotógrafo y Amazon

Ya no es sorpresa que alguna imagen captada por la cámara de Omar Martínez Noyola haga ruido a nivel nacional. Uno de los mejores periodistas gráficos en Tijuana en el último par de décadas, impresiona por igual con un momento de humanidad en el quehacer de un agotado bombero que una impresionates panorámicas de la ciudad.

En días recientes su toma del nuevo centro de distribución de Amazon en El Cañón del Padre, en la que contrasta el moderno almacén con las improvisadas casas de los residentes de esta marginada zona de la ciudad, recorrió el mundo y generó una entrevista en la BBC con el fotógrafo.

Es apenas la más reciente muestra del buen ojo, criterio y dedicación a encontrar una historia a través del lente.

Autoproclamado director del IMAC

En las semanas previas al inicio de las nuevas administraciones las pasarelas están a la orden del día. Hay quienes se placean descaradamente y dan brincos y maromas para llamar la atención de los funcionarios entrantes. Otros mandan currículums, solicitudes o cartas de recomendación, pero existen otros que de plano se auto nombran y se presentan como los futuros titulares de alguna dependencia.

Tal es el caso de Mario Lamia, quien incluso en un video subido a sus redes sociales se presenta como el nuevo director del Instituto Municipal de Arte y Cultura. Tal vez Lamia no sepa que el IMAC es una paramunicipal con una junta de gobierno que deberá elegir a su futuro titular dentro de una terna propuesta por la alcaldesa.

Lamia se auto presenta como artista audiovisual y productor, pero aún no queda claro si tiene alguna experiencia o trayectoria dentro de la promoción cultural, fuera de las entrevistas que hace en YouTube en su programa Palabrotas. Por lo pronto, antes de que Montserrat Caballero proponga su terna, él ya se otorgó el nombramiento. Veremos, dijo el ciego.

También en California

Y para que nos demos cuenta de que no sólo en México se gastan millonadas en consultas populares que no llegan a nada, en California se promovió una votación para determinar si el gobernador Gavin Newsom seguía en el poder o no. Y bueno, casi 64 por ciento de los californianos que acudieron a votar eligieron que el demócrata, a quien ya varios lo señalan como futuro precandidato a la presidencia de Estados Unidos, siguiera al frente de la administración estatal.

El referéndum revocatorio fue un esfuerzo de republicanos que creían podrían tumbar al gobernador de California, el estado más poblado de aquella nación y en años recientes un bastión demócrata.

Es parte de un esfuerzo por una parte del partido republicano, el que le es fiel a Donald Trump, de sembrar inestabilidad y dudas sobre la veracidad de los procesos electorales y el actuar de los mandatarios demócratas. Tan obvio es esto que, desde antes de que se dieran a conocer los resultados y se realizaran las votaciones, tanto Trump como algunos de los funcionarios republicanos que están con él, ya alegaban fraude en el resultado.

El intento de destituir a Newsom de la gubernatura de California falló rotundamente, pero esto no marca ni remotamente el final de este tipo de acciones en Estados Unidos.