Ofrece AMLO respeto y apoyo a «Kiko» Vega

Por Manuel Villegas

Tijuana.- En su primer acto oficial en Baja California como Presidente de la República, a menos de 40 días de tomar posesión, Andrés Manuel López Obrador afirmó que habrá respeto y apoyo al gobernador Francisco Vega de Lamadrid, además de prometer que en breve regresará a la entidad a cualquiera de los cinco municipios.

«Celebro que esté aquí expresando su decisión de ayudar y de trabajar juntos el gobernador de Baja California, que siempre va a ser respetado por el gobierno federal, apoyado, porque no es Francisco de la Vega (sic), es el gobernador y es el que representa a los ciudadanos», señaló el presidente.

«Independientemente de diferencias que podamos tener en lo político y lo ideológico, debemos actuar con responsabilidad y de manera institucional, y siempre vamos a apoyar al gobernador», reiteró.

López Obrador, junto con sus cercanos colaboradores en la entidad, funcionarios de los tres niveles de gobierno, empresarios y dirigentes de grupos ciudadanos, repitió en Tijuana los detalles de la presentación del denominado «Programa Zona Libre de la Frontera Norte», que ya ha expuesto en otras entidades.

Convocó a los asistentes a reunirse de nuevo dentro de tres meses, posiblemente en Mexicali, Ensenada, Playas de Rosarito o Tecate «para llevar a cabo la evaluación del programa».

En el marco de la presentación de esta denominada «Zona Libre», un programa de apoyo a la economía fronteriza de México con Estados Unidos, López Obrador expuso que históricamente la idea de crear «una zona franca» nació en Tamaulipas después de la llamada «Guerra de Intervención» con la cual el país perdió medio territorio.

La idea del gobierno tamaulipeco, agregó, lo retomaron los presidentes Manuel González y Porfirio Díaz, un «trato especial» que siguió después de la Revolución y desapareció de forma reciente.

Actualmente, dijo, quienes retomaron la idea fueron «los ciudadanos fundamentalmente de Baja California, de Tijuana en particular»; y él recogió el planteamiento directamente de sus colaboradores Pedro Romero Torres-Torrija, el senador Jaime Bonilla y del empresario tijuanense Salomón Cohen.

«Se hizo el compromiso de que si triunfábamos iba a haber zona libre, zona franca y por eso estamos aquí, cumpliendo nuestra palabra; es parte de un plan nacional de desarrollo y no una acción aislada», dijo.

El presidente aseguró que México tiene un gran potencial económico, con grandes riquezas naturales y con uno de los pueblos considerados entre «los más trabajadores del mundo».

«Dos factores importantísimos, y nos faltaba uno nada más para convertir a México en una potencia, y ya se tiene, un buen gobierno, eso era lo que hacía falta y así vamos a sacar adelante al país», reiteró.

López Obrador enfatizó los beneficios que se han logrado con diversas medidas y programas ya realizados, como son el aumento salarial, las reducciones a impuestos como el IVA y el ISR, y los costos de la gasolina; además de adoptar medidas para impedir la evasión fiscal, entre otras en los cuales todos los sectores serán beneficiados con mayor empleo e inversión, donde es primordial el apoyo de los mexicanos en general.

«Ya cambiaron las cosas, todos vamos a actuar con rectitud y nos vamos a portar bien, no habrá facturaciones falsas, no se va a permitir la evasión fiscal y vamos a estar cuidando para que no se den estas irregularidades», dijo.

Mientras la reunión transcurría, en los accesos y del hotel sede en el bulevar Paseo de los Héroes, en la Zona del Río, cientos de personas de grupos antimigrantes, de migrantes deportados, maestros, burócratas, activistas sociales y personas que perdieron sus viviendas en la colonia Lomas del Rubí, realizaban protestas contra los gobiernos municipal, estatal y federal.