Ocho meses y …

Por Dante Lazcano

Tengo tan fresco el recuerdo, cuando en este mismo espacio, justo después del juego en el que los Cargadores de San Diego perdieron ante los Jefes de Kansas City, y de paso fueron eliminados, aseguré que si las 7 capturas de mariscal de campo que sufrió Philip Rivers, el mariscal de campo de los Chargers, no eran el indicativo de lo que la directiva del equipo del rayo debía enfatizar, simplemente no se cual hubiera sido la prioridad en la agencia libre.

 

Pero tal pareciera que los ocho meses de receso de temporada en el que la directiva del quipo, en este caso Tom Telesco, gerente general, periodo de revisión, reflexión, introspección e inversión, al parecer, y hasta el momento, no han sido los más adecuados.

El domingo pasado ante Vikingos de Minnesota el pobre de Philip Rivers fue objeto de una cacería inclemente en la que encima que fue capturado cuatro veces detrás de la línea de golpeo, tan sólo ante los del cuerno en el casco le pegaron 12 veces, una de ellas materialmente lo dobló, al grado que el entrenador del equipo, Mike McCoy, solicitó un tiempo fuera con el objeto que el pasador se recuperara.

Si bien es responsabilidad del entrenador hacer que las cosas funcionen con el talento que le dispuso la gerencia, por lo menos hasta el momento la elección de ciertos jugadores que llegaron como refuerzo no han impactado como todos hubiéramos deseado.

De arranque Orlando Franklin, el guardia que llegó de Denver ya salió lesionado de un tobillo y su rendimiento protegiendo ha estado muy, pero muy lejos de lo que hizo cuando protegió a Peyton Manning.

Del otro lado, del derecho, Joe Barksdale como tacle pues ni de estorbo y en ese nivel, King Dunlap, el tacle izquierdo, el domingo pasado mejor ni hubiera jugado pues hasta terminó conmocionado y permitió que de su lado fuera severamente castigado Rivers.

Y ante la partida de Nick Hardwick como centro, no hay nadie que lo pueda suplir pues Chris Watt ni como guardia o centro ha respondido.

El domingo el grupo debió ajustarse al hecho que empezaron con cinco jugadores y terminaron con otros cinco debido a lesiones y con trece partidos por delante, muchos de ellos ante defensivas súper agresivas, las cosas no se ven precisamente con un gran porvenir.

A veces me pregunto, al margen de todo el pasado conflictivo que ha tenido, dejando de lado filosofías por qué no tomaron como refuerzo a un jugador, quizá el mejor que hay en la posición actualmente, a Richie Incognito.

Pensando positivamente Johnnie Troutman está muy cerca de regresar luego que se fracturó el brazo en la pretemporada y con dos semanas de descanso DJ FLuker estará al nivel que le conocemos por lo que con las posiciones interiores inamovibles Rivers puede jugar un poquito, pero sólo un poquito más tranquilo.

Falta mucho futbol y no es la primera vez que el equipo inicia la campaña con un 1-2, incluso el año en que jugaron la final de conferencia así sucedió, pero si la línea ofensiva, el grupo del que todo depende para que las cosas funcionen, no cuaja, el 2015 pudiera terminar en uno de los mayores fracasos que hubiera vivido el equipo del rayo.

 

dlazcano@infobaja.info              

twitter@dantelazcano