Obras de BUstamante no pasan la prueba

Por Israel Ibarra

Tijuana.- Las lluvias del fin de semana dejaron en evidencia que algunas obras terminadas en el pasado trienio del alcalde Carlos Bustamante Anchondo, no funcionaron como fue prometido y las que quedaron a medias aún siguen sin dar soluciones a los tijuanenses.

El primer caso es la obra de la Avenida Internacional. En abril de 2013 José Antonio Jaen Olmos, subdirector de Proyectos de la Dirección de Obras e Infraestructura Urbana, aseguró que la razón por la que se inundaba la Avenida Internacional y Zona Norte cada vez que llovía es porque son las áreas más bajas de Tijuana.

Para evitarlo el Ayuntamiento construyó cajones pluviales para permitir que el agua se fuera hacia Estados Unidos y evitar que la Internacional quedara bloqueada al circular los vehículos por arriba de ellos. Sin embargo, quedó un carril al nivel de la Zona Norte que se volvió a inundar el pasado fin de semana y los vecinos nuevamente recibieron el agua adentro de sus casas.

Ana María Lara Cervantes tiene 50 años de vivir en la Avenida H en la Zona Norte, junto a la Avenida Internacional. Ya se la sabe. En cada tormenta su calle y su casa quedan unos 30 centímetros debajo del agua, esta vez y pese a la obra no fue la excepción.

“Se metió adentro, todo esto fue un desastre”, dijo la señora a Infobaja.

Para terminar la obra de la Internacional tardaron casi un año, recordó la señora Ana María, además en su calle se puso la traila donde estaban las oficinas de los ingenieros. Tuvieron que aguantar que estuviera todo el día el movimiento de material y que dañaran la calle, para irse sin arreglarla.

“Dejaron las banquetas desechas”, indicó.

También la señora consideró que la calle que dejaron a la altura de la Zona Norte, aproximadamente 1.5 metros abajo del resto de los carriles, es muy estrecha y la policía sale de su base a una cuadra de su casa a toda velocidad, por lo que piensa que un día se estrellarán o van a atropellar o chocar a alguien.

 

El puente del ferrocarril

Manuel Peraza García tiene 22 años de vender tacos de pescado en la Avenida Mexicali, intersección con bulevar Díaz Ordaz, poco antes de  llegar al bulevar Simón Bolivar si se va hacia La Presa. Los pluviales y la calle fue reconstruida, le echaron la loza.

La obra empezó en noviembre de 2012, recordó Peraza García, pero tardaron mucho en terminarla, porque justo ahí intervinieron tres constructoras. El fin de semana pasado los pluviales funcionaron, pero el drenaje no soportó y la obra recién inaugurado quedó como una laguna de aguas negras, justo debajo de un puente de ferrocarril por donde sólo puede pasar un carro y un carro.

“No se prevé, lo hicieron irresponsablemente, deberían de haber cambiado el tubo”, expuso.

Además indicó que el azolve de los pluviales estaba a medias, pero cuando fueron a poner la herrería la persona dijo que no le tocaba limpiar, sólo instalar las rejas, por subió el nivel con las últimas lluvias.

“Era un ejército de trabajadores aquí y seguía el problema, se les acabó el presupuesto”, recordó.

Cabe señalar que en el recorrido por bulevar Díaz Ordaz y Simón Bolivar las calles estuvieron funcionando durante las lluvias, sin presentarse inundaciones.

 

Pluvial Pasteje-Aviación

El ex alcalde Carlos Bustamante arrancó la obra de la red pluvial del cañón Pasteje-Aviación, cerca de Lomas Taurinas. Fue con bombo y platillo en noviembre de 2013, poco antes de irse. Han pasado 4 meses y los vecinos vieron crecer el río en las últimas lluvias.

Si bien no salió de su cauce, el agua es constante, y un guardia de la obra, José Luis Chávez, explicó que las lluvias provocaron un retraso, porque la tierra se desliza y tiene que volver a hacer represa para avanzar.

“Es un cauce muy grande, subió como medio metro”, dijo.

Miriam Aguirre es una vecina que tiene 15 años de vivir junto al Cañón Pasteje, a diferencia de otros años esta vez no se inundó su casa. Les han dicho que la obra quizá tarde un año. Un puente de metal sirve para atravesar la zona a un parque que lleva el mismo nombre, aunque los vecinos se enlodan los zapatos en época de lluvia.

 

Ruta Troncal

En noviembre de 2013 también el alcalde Carlos Bustamante Anchondo inauguró la primera obra de la Ruta Troncal. Un puente que bloqueó la entrada a Paseo Centenario y Padre Kino desde Vía Rápida Oriente.

Durante el recorrido no encontramos a nadie. La obra está parada por falta de recursos y el material se encuentra a la intemperie, por lo que unos ladrillos han empezado a dañarse.

Con las lluvias el camino para los peatones se volvió pantanoso, ya que se hicieron lagunas alrededor del único muro que se alcanzó a levantar.