Obama ordena NO deportar a familias

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó a las autoridades de inmigración que deporten «a los delincuentes, no a las familias», al anunciar medidas que ayudarán a unos 5 millones de indocumentados.

El Presidente hizo uso de su poder como Ejecutivo Federal para proteger a miles de familias que no tiene documento, lo que representa el mayor cambio en el sistema inmigratorio de ese país de las últimas décadas.

En un pronunciamiento televisado durante el horario estelar el jueves, Obama presentó los cambios que hará en las leyes inmigratorias sin consentimiento del Congreso.

Estas son las claves de la acción ejecutiva de Obama:

1.- No deportar a familias. Un elemento clave de su plan es el de instruir a las autoridades migratorias para priorizar el acto de expulsión contra integrantes de pandillas, criminales y sospechosos de terroristas en vez de padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y residentes.

La medida beneficiará a los padres de niños nacidos en Estados Unidos o que sean residentes legales y que estén en el país (los padres) desde antes del primero de enero de 2010.

Los cambios ofrecerán a aquellos que califiquen la oportunidad de mantenerse temporalmente en el país por tres años, en caso de pasar una serie de investigaciones sobre su pasado, así como que hayan pagado impuestos.

Pero no se les ofrecerá un camino hacia una eventual ciudadanía ni podrán aplicar para beneficios federales o programas de salud pública. Y en teoría, las medidas pudieran ser desechadas por un futuro presidente.

2. Ampliar la Acción Diferida. Obama también removerá la edad límite de 30 años establecida en un programa conocida como la Acción Diferida (DACA), o Dreamers, que permite a aquellos que están viviendo de manera ilegal en el país desde niños que se queden, ofreciendo un alivio a miles de personas.

Ahora, el programa cubrirá a cualquiera que haya llegado al país antes de 2010 y extenderá una garantía previa de dos años, a una garantía de tres años.

Pero los abogados de la Casa Blanca concluyeron que el presidente no tenía el poder para ofrecer a los padres de los dreamers que se queden en el país y trabajen, un movimiento que defraudó a algunos grupos que cabildean por una reforma migratoria.

Sin embargo, en una nueva concesión, los padres de los dreamers serán removidos de una lista prioritaria de deportaciones.

3. Foco: criminales y protección de fronteras. La nueva medida, que comenzará a aplicarse en la próxima primavera, incluirá un esfuerzo más robusto que irá tras los integrantes de pandillas, sospechosos de terrorismo y criminales.

También se enfocará en inmigrantes indocumentados que han cruzado recientemente hacia Estados Unidos, en un esfuerzo para detener el flujo de la migración ilegal, informaron las autoridades.

Barack Obama criticó, de nuevo, a los republicanos por no aprobar la reforma inmigratoria, pero dejó en claro que está dispuesto a trabajar con ellos en el Congreso para poder trabajar en una reforma inmigratoria.

Las autoridades insisten en que los movimientos de Obama están estrictamente apegados a la ley y tiene un precedente constitucional, pese a las acusaciones de los republicanos, en el sentido de que representan un ilegal uso del poder como presidente y su responsabilidad en la administración.

«Esto no es una amnistía»

 Obama defendió que la regularización de más de 5 millones de inmigrantes indocumentados anunciada no es una amnistía, como esgrime la oposición republicana, sino una medida «moderada y de sentido común».

«Sé que algunos de los críticos de esta medida la llaman amnistía. Bueno, no lo es. Amnistía es el sistema migratorio que tenemos actualmente, donde millones de personas viven aquí sin pagar sus impuestos o someterse a nuestras reglas, donde los políticos usan este asunto para asustar a los ciudadanos y buscar votos».

Medidas policiales

 Se reemplazará el programa de Comunidades Seguras, que permite entregar a las autoridades migratorias federales a personas detenidas por delitos a nivel local. El nuevo programa se llamará «Acción Prioritaria» y establecerá otros estándares basados en el tipo de conducta por la cual es detenido un inmigrante.

Seguridad fronteriza

Se invertirán más recursos para la implementación de las leyes y normas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

 

Salarios

 Se aumentarán los sueldos de oficiales del Servicio de Inmigración y Aduanas, que de ahora en adelante desempeñarán un mayor papel en la implementación de leyes migratorias, para que estén más acordes con otras agencias policiales, como el FBI.