Nuevos problemas con facturación electrónica

Tijuana.- La nueva versión de la facturación electrónica que implementa el Sistema de Administración Tributaria (SAT) trae nuevos riesgos para los contribuyentes de acuerdo al presidente de la Asociación de Contadores Públicos de Tijuana (AMCP), José Manuel Ramírez Robles. 

Pese a que el objetivo del SAT es agilizar los trámites a través de sistema digital, por lo que se dio la versión de 3.3, existen dudas sobre ella, que incluso, podría provocar que pequeños comerciantes se pasen a la informalidad, ante las complicaciones para elaborar dicha factura.

 “Surgen confusiones y la tendencia, en este caso del SAT es de solucionar los problemas que se originaron en la versión anterior.

El nuevo formato de facturación, la nueva versión 3.3 del estándar para emitir los Comprobantes Fiscales por Internet (CFDI) ya está en vigor desde el 1 de julio. Sin embargo, se dará una prórroga a los contribuyentes, para que se implemente a partir de diciembre de 2017, con el objetivo de que se familiaricen con el nuevo sistema.

“Hay mucha polémica, discusión entre los agremiados porque las reglas no están claras, y vamos a estar pugnando por que se logre mejorar este sistema”.

Ramírez Robles dijo que hay conceptos que no se explican, es decir, son amplios y surgen dudas de las actividades al momento de elaborar una factura.

“Una simple factura se vuelve muy complicado porque nos obligan a manejar conceptos de lo que se está facturando”.

En el portal del SAT, www.sat.gob.mx , se informa a los contribuyentes que “el 23 de mayo se actualizó la guía de llenado del anexo 20, la cual incluye explicaciones adicionales, precisiones y ejemplos que permitirán tener mayor claridad al momento de generarla”.

Consideró la factura 3.3 como una medida de control que resulta incongruente por parte de las autoridades del SAT, que, incluso, podrían derivar en la informalidad de los ahora contribuyentes.

“Sí podría provocar que se vaya a la informalidad, sobre todo los pequeños contribuyentes, los grandes, finalmente están bien amarrados”.

Afirmó que el gobierno federal debe dar facilidades a los contribuyentes para que cumplan con las obligaciones, pero de forma más flexible y de acuerdo a su medida.

“Siento que siguen utilizando como conejillo de indias, en este caso a México por las presiones internacionales, para implementar este tipo de medidas”.

El contador explicó que México es el único país donde se lleva la facturación electrónica de forma obligatoria, que afectó a los pequeños contribuyentes que no cuentan con equipo técnico y conocimiento para cumplir con el requisito. 

A su juicio, el gobierno debe fortalecer el compromiso con los contribuyentes para facilitar las medidas y ser flexible con las que no se puedan cumplir en tiempo y forma, tal como la facturación electrónica 33, cuya prórroga es hasta diciembre del presente.

“El gobierno y sus obligaciones en cuanto a la aplicación de los recursos, el rendimiento de cuentas, los fraudes que se dan a nivel nacional con los gobernadores, no cumplen con los compromisos que tienen con la obligación, la educación…”.

Desde el 1 de julio la factura está vigente y los contribuyentes deben cumplir con ese requisito solicitado por las autoridades del SAT; en tanto tienen hasta el último día de noviembre para utilizar la versión 3.2.