Nuevo nombre y nuestra empatía

Por Maru Lozano Carbonell

La creadora de “innovautismo”, Alejandra Padilla, dio una plática para para los maestros de UNISER UABC, A.C., esto es la División de Lenguas Extranjeras, en donde nos preocupa la atención a los alumnos que tienen síndrome de Asperger, nombrado “Trastorno del Espectro Autista nivel 1” desde enero de este año, por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales.

Estas personas tienen problemas en la interacción social y en la comunicación, carecen de flexibilidad de pensamiento, pueden tener una imaginación muy pobre, intereses muy intensos o limitados y mucho apego a las rutinas. 

Entre otras de las descripciones de este trastorno es que pueden presentar déficit de atención con o sin hiperactividad, dislexia, estrabismo, anorexia, entre otras comorbilidades estas últimas junto a las que ya se han mencionado, contribuyen a crear un conjunto de dificultades significativas especialmente en sus destrezas para el trabajo y en su vulnerabilidad emocional. 

Pueden crear ansiedad y depresión. Hoy día estamos viendo a muchísimos jóvenes así. Tomemos en cuenta que ellos mismos se sienten con posibilidades, simplemente saben que tienen una condición y con paciencia pueden adquirir las herramientas que sus educadores les proporcionen, cediéndoles así poco a poco el control.

Lo que sugiere la psicóloga clínica con Máster en Educación basada en Proyectos, Ale Padilla, son algunas estrategias muy efectivas que consisten en secuenciar las tareas en pasos pequeños a modo de lista y resumidos utilizando organizadores visuales de cuadrantes que el mismo estudiante puede checar con una palomita cuando ya las haya realizado. Es muy importante el uso de una agenda, este tipo de alumnos tienen problemas de grafomotricidad, es preciso reducir su carga en la escritura y en general, su carga de deberes y priorizar lo que es más importante; tener flexibilidad en las fechas de entrega y por favor, dividir el trabajo en pasos pequeños.

Algo importante, que el maestro forme los grupos cuándo asigne trabajos en equipos, pero que le permita trabajar individualmente si así lo desea. Es muy bueno para ellos utilizar mapas conceptuales para la organización previa; es muy importante ser explícitos y específicos, no utilizar ironías porque no las comprenden, utilizar apoyos visuales es vital mencionar de manera explícita las normas de los juegos o dinámicas, no dar por sentado que ya sabe todo.

Se debe estar atentos a las posibles burlas y situaciones de abuso hacia ellos y los conflictos y malentendidos que se pudieran suscitar; escuchar la versión de ambos involucrados siempre es primordial ya que hay una razón para hacer lo que hacen. Es muy importante concientizar a los compañeros sobre la condición. Permitamos que tomen su propio espacio y tiempo en caso necesario sobre todo cuando hay situaciones sensoriales porque no son berrinches ¡en verdad son crisis!

La terapia indicada es la cognitivo conductual para ellos para los casos leves de ansiedad, depresión, anorexia o situaciones emocionales y sociales.  

Recordemos que esta condición es genética, que lo puede detonar alguna otra situación o condición, sin embargo, es hereditaria y un neurólogo o psiquiatra con experiencia en el tema es quién lo debe recetar; pero un psicólogo con ojo clínico para detectar este trastorno, es quien puede diagnosticar ya que esto se da por observación. Recordemos que “ellos” no están en su mundo, ¡todos estamos en el mismo mundo y es nuestro deber acondicionarlo!