“Nueva normalidad” obliga a cambios en maquiladoras

Fotografía: Martín Méndez Pineda

Por Martín Méndez Pineda

Tijuana.- Hasta las empresas que desde antes de la pandemia seguían estrictos protocolos de salubridad e higiene, se han tenido que adaptar a fin de mantener el nivel de productividad y a la vez cumplir las medidas que piden las autoridades en el lugar de trabajo.

Este es el caso de las maquiladoras dedicadas a productos médicos, un sector importante en Baja California y que se ha convertido en un modelo a seguir para otras plantas manufacturas, debido a su escrupuloso sistema de control sanitario.

Össur México, una maquiladora en Tijuana dedicada a la producción de prótesis y aparatos auditivos, ha adaptado sus espacios y sus horarios. Pese a que no ha tenido casos positivos de Covid-19 entre sus empleados, han establecido constante monitoreo entre su personal y han tomado todas las preocupaciones con cualquier trabajador que presente síntomas o que esté en situación de riesgo.

“Actualmente no contamos con casos confirmados y estamos en cero, (pero) se han enviado a resguardo domiciliario 106 personas por considerarse vulnerables ante el virus”, dijo Jaime Hernández, gerente de manufactura de Össur México.

Han extendido su área de ensamble, instalando parte de su maquinaria en espacios abiertos para prevenir aglomeraciones y disminuir la posibilidad de contagios, y a la vez distribuyendo la línea de producción en diversos espacios.

Los espacios “liberados” se estarán usando para otras actividades que no signifiquen el tener empleados juntos a poca distancia.

De la misma forma, se han repartido los recesos de los trabajadores, de tal forma de que menos gente esté en su horario de comida al mismo tiempo.

Anteriormente el comedor atendía a más de 100 personas a la vez, pero debido a la necesidad de “sana distancia”, se pasaron algunas mesas y sillas a otros lugares.

Ahora tienen señalamientos que indican dónde se pueden sentar los trabajadores, a fin de mantener la distancia adecuada y prevenir el contacto entre ellos. Una mesa en la que solían sentarse hasta ocho personas, ahora está designada para dos únicamente y en el área total no pueden estar más de 10 personas a la vez.

“Se pretende que en las áreas de producción donde se liberó espacio se coloquen mesas y sillas para que los trabajadores puedan consumir sus alimentos en un lugar despejado, también”, señaló Hernández. “Recepción se adaptó como comedor. Lo principal es el cuidado de nuestros empleados”.

Sin casos positivos

Jaime Hernández explicó que las fábricas de productos médicos siempre han sido sumamente cuidadosas con sus empleados. En sus políticas de higiene, todos sus colaboradores al entrar a las instalaciones deben pasar por un túnel sanitizante, portar cubrebocas, gel desinfectante y protección para no entrar directamente en contacto con los productos o materiales.

Por esta razón, indicó el Gerente de Manufactura de Össur México, que esta empresa con más de 850 empleados, no ha tenido ningún brote de Covid-19.

Al recorrer la planta, puede observarse que se instalaron filtros de temperatura en la entrada principal, donde toda persona que detecten con una temperatura superior a los 37.6 grados, es llevada con el médico para su revisión y, en caso necesario, enviada a resguardo domiciliario. Esta medida precautoria tiene como fin evitar que cualquier empleado sospechoso de positivo, entre en contacto con otros trabajadores.

Para respetar el distanciamiento entre empleados, han tenido que hacer algunos cambios en sus horarios y turnos.

Fotografía: Martín Méndez Pineda

“Hemos hecho una reducción de jornada laboral de horas con la finalidad y la intención de no recortar a nadie”, explicó Hernández, “porque sabemos que esto es algo mundial y no queremos mandar a alguien allá afuera al mercado cuando sabemos que otras plantas están haciendo recortes de personal. Nuestra decisión es hacer jornadas y todos tienen su plaza laboral aquí, como lo hemos venido operando”.

Ante los procesos de verificacion por parte de la Secretaría del Trabajo y Prevención Social (STPS), informó Hernández que las maquiladoras de productos médicos desde un inicio fueron catalogados como empresa esencial, pero aun así fue necesario realizar una certificación para poder comprobar y evitar malos entendidos.

El éxito que han tenido empresas del clúster médico como Össur México, puede servir como guía para otras plantas del mismo ramo, así como aquellas que no tienen certeza de qué acciones tomar para cumplir con los requisitos que han pedido las autoridades para seguir operando.