Notas al margen: En el corredor cultural

 

Apenas el Gobernador Osuna Millán, dio el banderazo para el CEART en Tijuana, con unas instalaciones de lujo en lo que se llama el nuevo corredor cultural de la ciudad, en la tercera etapa del Río Tijuana y no se han hecho esperar una serie de actividades que abren un nuevo horizonte para el sector este de la ciudad -densamente pobladodonde nunca serán suficientes los esfuerzos ni la infraestructura. Por lo pronto, encontramos unas instalaciones que nos hacen sentir orgullosos ya que además, somos el único estado en el país que cuenta con cuatro centros de este tipo. Al frente, se encuentra la Lic. Vianka Santana, con formación teatral, escritora, cuentacuentos, pedagoga, y activista cultural conocida también por ser el ala dura en cuanto a la crítica y señalamientos a los funcionarios públicos encargados de promover la cultura desde las instituciones.

Ahora a Vianka, quien también fuera miembro del Foro Cultural Ciudadano, FOCUC, le toca estar del otro lado de la barrera como directora del CEART, y sacar la casta como artista que ha avanzado desde la trinchera independiente y ahora tiene la oportunidad de oro, de poner en práctica lo que antes ha exigido. Puesto que los cambios de gobierno están a la vuelta de la esquina, Santana y su equipo, y seguramente harán su mejor esfuerzo con la idea de continuar en la dirección del recinto, pese a los vaivenes políticos. No dudamos de la capacidad de Vianka Santana a quien vemos trabajar con entusiasmo en lo que al parecer, será la vocación del Centro, la capacitación y profesionalización de artistas con cursos de dibujo, fotografía, video, danza, etc. Con la oferta del CEART no cabe duda, el gremio cultural tendrá nuevas opciones para desfogar inquietudes  que no han encontrado su cauce en otras instancias como el CECUT o el IMAC.

Desconozco el presupuesto asignado al CEART, pero importa que de momento han arrancado la promoción de una serie de talleres (que supongo son gratuitos porque en los flyers no incluye costo y para fortalecer la formación de públicos en aquella zona), charlas y presentaciones, aprovechando la experiencia de artistas como Val Ra, Jesús Padilla, Claudia Ramírez, López Mateos, Galaviz, y Hábrika entre otros.

Otro punto acertado es la apertura de una cafetería de la cual se hará cargo Culinary Art School, con todo un concepto de alimentos que para empezar deja afuera todo lo que se acerque a comida chatarra y porque sabemos que la gastronomía es cultura, seguramente este tema está incluido en la agenda de la institución. Con la alianza de Culinary Art School hay garantía, además de que esta escuela, bajo la dirección de Javier González  forma parte del Corredor Cultural que incluye por supuesto, al Centro de Artes Musicales. Dando pasos firmes, otra de las acciones muy simbólicas y acertadas, fue inaugurar la sala de conferencias con la presentación de libro 1988-2012 Cultura y Transición, a cargo de Leobardo Sarabia y Eduardo Cruz Vázquez. La presentación fue el cierre natural del taller a empresarios culturales que dio nuestro amigo Eduardo, obra que dará tema para las próximas Notas al margen.