Notas al margen: Al ritmo de Los Zaragoza

A pesar de que esta ciudad se mueve a ritmos dislocados, altisonantes o estridentes, hay momentos en los que es posible encontrar refugios insólitos donde se respiran armonías acompasadas y la vida empieza a fluir a ritmo de un sabroso jazz.

 De manera que algún transeúnte casualmente puede ir caminado por la legendaria avenida Revolución y ser alcanzado por las notas del grupo Los Zaragoza, que escaleras abajo, en el Pasaje Gómez, interpretaba sus melodías, el domingo pasado.

Entonces todo se alinea y desde el alma, uno agradece el regalo que nos hicieron los músicos que integran este grupo que con su nombre, precisamente honra a los orígenes de esta ciudad que se conocía como el Pueblo de Zaragoza. De manera que ahí estaban, en vivo: el mismo Julián Plascencia haciendo de alarde de su destreza a cargo del bajo y los teclados, Gughen Correa en la guitarra, Julio César Andrade centradísimo en su batería, y el ensenadense Iván Trujillo, en la trompeta.

Tuvimos el privilegio de escuchar a estos virtuosos y apasionados de la música que tocan juntos formalmente apenas a partir del 2010. Hoy en día Los Zaragoza ya grabaron un disco bajo el título de “Cenit”, haciendo su aportación original a la tradición musical de Tijuana y ya preparan un segundo, para el próximo año. Por lo pronto tuvimos nos dejamos llevar por su música,  ya casi para el cierre del festival Multiarte.

El  festival celebró su quinta edición, y no hay manera de negarlo, liderados por el activista cultural Max Mejía coordinador del Colectivo Queremos Tijuana. Cabe un elogio para los organizadores que agendaron una serie de actividades culturales del  16 al 18 de agosto en espacios emblemáticos del centro de Tijuana: la Plaza Santa Cecilia, el Puente México, la Plaza Revolución y el Pasaje Gómez. Estos lugares, entre otros, recibieron a los artistas de Tijuana en disciplinas como el teatro, la danza, música y artes visuales, contribuyendo con esta oferta, a la revitalización de la zona centro de la ciudad. Yo creo firmemente que a los artistas, a los creadores con sus iniciativas, se les debe en gran medida que la Avenida Revolución adquiera una nueva vocación, otro perfil, un sabor más local, mas tijuanense y por supuesto más digno, ante aquella oleada de gringos universitarios desbordados en los famosos y lejanos spring breaks.

Bien por estos creadores que conjuntaron esfuerzos en esta edición de Multiarte, para seguir aliviando a la ciudad, hay que mencionarlos: Emiliano López, Péndulo Cero, Ballena de Jonás, Eduardo Díaz, Ópera Ambulante, Danza Kamsa Tribe, Teatro De Cierto Azul, Circo Fusión y el Colectivo Burro Rayado que proyectó un video documental donde se registran estas acciones y se hace evidente la voluntad de los artistas por rehabilitar la zona centro de la ciudad.

A veces, salir un domingo por la noche a caminar por la avenida Revolución de Tijuana nos da sorpresas como esta. En un par de horas, ya podemos regresar a casa, con nuevas luces en la mirada y nuevos ritmos en el corazón.