No tomes decisiones permanentes a problemas temporales

Por José Pablo Valenzuela

En esta vida todo es resultado de una serie de decisiones que debemos tomar… o dejamos que tomen por nosotros. Como humanos, gracias a lo que algunas religiones reconocen como el “libre albedrío” podemos notar que tenemos el poder de elegir entre el bien y el mal sin importar la religión que profesamos. Lo que quiero decir con esto es que nosotros somos los únicos responsables de nuestras decisiones; si vivimos felices o tristes, si somos pobres o ricos, o sencillamente si decidimos hacer de todos los días una queja o si los disfrutamos y aprendemos de todo lo maravilloso que nos ofrece cada día, no está a la disposición de nadie más que de la nuestra.

Un problema muy común con las decisiones es que se toman “decisiones permanentes” para resolver “problemas temporales” y no entendemos que en esta vida si una cosa es cierta, es que todo es temporal. Hay veces que te encuentras en la cima, pero tan fácil como subiste puedes bajar, hay días muy felices así como podemos tenerlos tristes y todo esto cambia tan pronto tú lo decidas. La opción de decidir y girar tu día, semana, para un mejor camino siempre estará frente a ti, disponible para tomarla. Pero si tú lo decides, también puedes seguir igual y resignarte a vivir así, pero si me permites, creo que eso es lo peor que puedes hacer. Tomar la decisión de darte por vencido y no hacer nada al respecto, el no cambiar un aspecto en tu vida, esto no significa que no hayas tomado una decisión, sino que decidiste seguir igual por facilidad, comodidad o por el sentido fatalista que tenemos en los momentos más difíciles. Recuerda que resignarte no significa que no aceptes que estás pasando por una situación difícil, sino que la aceptas y decides tomarla de manera negativa, sin embargo, si analizas tu situación y aceptas hacer algo al respecto puedes conocer dónde estás y qué necesitas para cambiarlo con mayor facilidad.

“Los problemas, a menudo, pueden ser una bendición disfrazada”.

Desgraciadamente no entendemos que la vida está llena de constantes pruebas, que salimos de una para entrar a dos o tres pruebas aún más fuertes. Pero la vida es tan perfecta que nos hizo listos pero no preparados para vivirla, con esto me refiero a que todo lo que pasa en tu vida tiene un motivo y llega en el momento correcto. Podrás dudar de ti, de la vida, incluso puedes llegar a sentir que no estás preparado para afrontar dicha situación y algunos hasta cuestionar a Dios, la vida, el universo o lo que sea que creas, sin embargo, yo te aseguro que estás listo para afrontar cualquier situación que la vida te ponga por delante y si tomas la decisión de vivirla, aprender de  ella, la vida se encargará de prepararte en el camino.

Para todos aquellos que se preguntan ¿por qué a ellos?, y cuestionan a la vida, a Dios, etc., yo cambio la pregunta por una más adecuada: ¿Qué acción tan extraordinaria hemos hecho para estar exentos de cualquier prueba o problema en la vida? Te invito a que preguntes ¿Qué es eso tan extraordinario que hiciste el día de hoy para ganarte el día de mañana y poder vivirlo?, malamente asumimos que vamos a despertar mañana y dejamos de vivir y disfrutar la vida. Por sombrío que suene, hay veces que nos tiene que pasar algo negativo o fuerte que marque nuestra vida para aprender y cambiar.