No te acabes Messi

Por Dante Lazcano

Si usted vio la película Money Ball con Brad Pitt como gerente general del equipo de Major League Baseball, los Oakland Athletics, seguramente me entenderá cuándo le haga esta pregunta:

¿Qué es lo que no estamos viendo con la contratación de Lionel Messi en el Miami Inter FC?

Ya sabemos que Adidas, al modo de la Nike con Jordan, le entró al acuerdo para convencer al argentino, que podrá comprar una franquicia, Apple compartirá ganancias de sus transmisiones, vamos, prácticamente hasta la liga le dio oportunidad de hacer lo que quiera, finalmente una trayectoria ilustrísima, dentro y fuera del campo, se lo permiten.

De arranque no olvidemos que el siguiente mundial es en tierras norteamericanas y que Messi, al margen que ya no volverá a jugar en una realmente liga competitiva, ya dijo que no se retira de la selección, esto sólo me da pie para confirmar que será el mejor promotor de la siguiente copa del mundo, como si requirieran de un embajador, pero bueno, esa es otra historia.

Recordemos que si un mercado se le ha complicado para penetrar a la FIFA por tradición ha sido el de la Unión Americana al grado que hasta llevaron a Pelé, esto debido a que estaba en buen momento la MLB, porque se le atravesó Jordan con la NBA o la posicionadísima NFL, pero no pegó el experimento.

El surgimiento de la MLS vino después del mundial del 94 y ha sido tan exitoso en lo comercial que ya son 30 franquicias, han generado sus respectivas bases de aficionados y hasta han construido estadios casi todas las franquicias.

Pero el tiempo cambió, los hábitos y consumos las preferencias se transformaron en tierra gabacha al grado que el soccer no sólo es seguido por generaciones latinas nacidas allá, pues una muy alta, pero de verdad alta cantidad de wueritos no sólo lo practican al grado que por ejemplo en el futbol femenil ya fueron campeones del mundo y son un referente, en hombres les falta, aunque ahí la llevan.

La televisión, el internet y obviamente las redes sociales son factores para que el soccer sea mucho más que una industria al grado que se estima que un boleto del Inter de Miami costará hasta 1,100 dólares de temporada regular cuando su precio regular era de 29.

Los jerseys de Messi sobra decir que están agotados pese a que no se han lanzado al mercado, no imagino lo insuficiente que serán los estadios que hasta me atrevo a asegurar que por ahí y hasta andan arrendando inmuebles más grandes.

No soy un adivinólogo para saber hasta dónde le alcanzará la apuesta a la MLS ya que le ganaron a los árabes haberse llevado a Messi o que deportivamente dejarán el último lugar de la división Este, lo que sí sé es que el seguimiento y exposición del circuito será impresionante y la promoción en todas las plataformas sólo hablarán del argentino en la liga gringa.

A lo anterior se suma, y es lo realmente peligroso, el hecho de que si se atrevieron a abrir la cartera por un jugador como Lionel, es cuestión de una o dos temporadas para que empiecen a llevar talento en su prime y entonces sí, el ridículo título de campeones de Concacaf que le conceden a los mexicanos está próximo a cambiar de manos ya que tristemente la femexfut no responderá al reto.

Mis dos centavos

Allá nos vemos.