No tanto es el quién sino el cómo en «See How They Run»

Sam Rockwell y Saoirse Ronan son oficiales de Scottland Yard. Fotografía: 20th Century Fox/Searchlight

Por Chema Castro III

Un par de novatos del cine nos traen a la pantalla grande la agradable sorpresa que es Mira cómo corren (See How They Run), un homenaje a los clásicos “whodunits” donde el culpable no es tan importante como el camino a él.

El director Tom George y escritor Mark Chappell, ambos conocidos por su trabajo en televisión británica, tienen un buen inicio en filme con esta obra inspirada en la afamada obra de teatro La ratonera (The Mousetrap), de Agatha Christie.

De hecho ella es parte clave en la película, ya que trata de un asesinato en 1953 en Londres cuando está en trámites su adaptación al cine, gracias a la idea del productor John Woolf (Reece Shearsmith), quien ya contrató al director Leo Kopernick (Adrien Brody).

George y Chappell logran algo que muchos antes han intentado: lograr que Brody encaje perfectamente en un papel, ya que el afamado volátil actor admite desde el inicio que es el personaje más odioso y, por ello, muere en el primer acto.

Eso no es un spoiler (hasta sale en el tráiler oficial), sino es el inicio de la trama rumbo a la final, cuando los oficiales de Scottland Yard, el inspector Stoppard (Sam Rockwell) y la agente Stalker (Saoirse Ronan), son asignados el caso por el comisionado Harrold Scott (Tim Key), quien tiene varios objetivos por cubrir en su organización y el asesinato en el teatro encaja perfectamente a sus necesidades.

Aunque la muerte de Brody, digo, del director Kopernick, no es tan grotesca como se merecía, eso no marca el final de su papel, ya que reaparece constantemente en flashbacks para dar cabida a una larga lista de sospechosos, la mayoría de ellos directamente involucrados en la producción del filme que parece jamás iniciará.

Y hay muchos sospechosos, además del productor Woolf, se encuentra Petula Spencer (Ruth Wilson), la productora de la obra de teatro que no está de acuerdo con la adaptación; el guionista Mervyn Cocker-Norris (David Oyelowo), quien tuvo un fuerte argumento con el director que culminó en una amenaza a muerte.

Se suma el actor Dickie Attenborough (Harris Dickinson), quien peleó con el director porque coqueteó con su esposa Sheila Sim (Pearl Chanda); y así se van agregando a la lista y, como un debido “quién lo hizo”, todos parecen ser culpables en diferentes momentos.

Hace unos meses hubo otro filme que intentó ser gracioso e inteligente pero terminó forzando la mano de más hasta ser enfadoso (ahí te veo Bullet Train), pero aquí no es el estilo, especialmente con Rockwell y Ronan al mando, y es seguro decir que la madre viuda se lleva los mayores aplausos con su carisma e entusiasmo al darle a la oficial novata una buena energía que contrasta perfectamente con el veterano inspector.

Al final vemos que se nos dijo exactamente qué iba a suceder, y pese a saber a dónde va, el camino es lo divertido, con múltiples referencias a personas y cuestiones de vida real (de hecho la obra de teatro en cuestión aún sigue en escena en Londres), pero es gracias a la hábil mano del director George que eso no nos molesta.

En definitivo que Mira cómo corren es una agradable sorpresa, encabezada por otra distinguida actuación de Ronan quien, a sus 28 años, ha llevado una excelente carrera que de seguro es la envidia de más de uno; junto con un buen guion que cumple con ser un buen filme y que sigue la tradición de la gran Christie.

See How They Run

  • Título en español: Mira cómo corren
  • Reparto: Sam Rockwell, Saoirse Ronan, Adrien Brody, Harris Dickinson, Ruth Wilson, Reece Shearsmith, Charlie Cooper, David Oyelowo, Sian Clifford, Tim Key, Pearl Shanda, Jacob Fortune-Lloyd
  • Director: Tom George
  • Guion: Mark Chappell
  • Año: 2022
  • Duración: 1:38 hrs.
  • Género: Suspenso, Comedia
  • Calificación: ***½ (de cinco)