“No podemos estar satisfechos”, afirma jefe militar

El Comandante de la Segunda Zona Militar de Tijuana, General Enrique Martínez. Fotografía: Manuel Villegas

Por Manuel Villegas

Tijuana.- El Comandante de la Segunda Zona Militar de Tijuana, General Enrique Martínez López, refirió que aunque en Tijuana no han bajado las estadísticas de homicidios, sí es notorio un descenso en delitos de competencia estatal, por ello es importante que continúe el trabajo coordinado entre corporaciones estatales y municipales y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), y que la gente haga sus denuncias cuando observa o tenga conocimiento de actividades delictivas.

“Si bien han bajado algunos delitos del fuero común, en homicidios no había disminuido, este mes no podemos estar satisfechos porque ha habido muchos homicidios, pero sí ha habido un cambio, un poquito, y principalmente la aprehensión de personas que forman parte de esos homicidios”, destacó.

El jefe castrense dio a conocer algunos de los resultados que se han logrado en el combate contra la delincuencia regional, además de hacer referencia a recientes decomisos de droga en colonias de la zona urbana y en territorio montañoso, donde la lucha contra la comisión de los delitos federales es permanente, y el Ejército no cejará en sus esfuerzos en apoyo a los bajacalifornianos.

Martínez López destacó que en tres semanas de operatividad se obtuvieron mejores resultados en comparación de operativos anteriores, donde se observó una reducción en delitos del fuero común pero no en homicidios.

Para realizar la labor, expuso el General, el Ejército hace mancuerna con personal militar, elementos de las corporaciones municipales, de la Policía ministerial del Estado (“por la liga de homicidios”, señaló), y de la Policía Federal y Policía Federal Militar.

Trabajan siguiendo una línea de acción basada en el análisis y mapas del índice delictivo, horarios de mayor actividad, procedimiento de las denuncias, trabajo de campo, puntos de mayor peligrosidad, “focos rojos” y operativos específicos en las áreas más críticas o de mayores denuncias.

“Hay cinco sectores específicos que nos preocupaban, no corresponden a las delegaciones sino a las colonias donde se ha presentado la mayor incidencia”, comentó Martínez López. Y aunque han existido variaciones, citó como zonas recurrentes “el Mariano Matamoros, Valle Verde, Sánchez Taboada, y los límites con San Antonio de los Buenos”.

En estas acciones coordinadas, dijo Martínez López, los resultados de los operativos conjuntos con personal de la Secretaría de Marina y de los tres órdenes de gobierno, han permitido detener a cuatro personas con orden de aprehensión, 35 detenidos en flagrancia, el decomiso de aproximadamente 500 kilos de «cristal» y otras drogas; el aseguramiento de tres armas largas y 15 armas cortas, 11 cargadores, 248 cartuchos y un vehículo con reporte de robo, entre otros resultados.

Sin cantar victoria

Cuestionado sobre su sentir de que en los primeros ocho meses de este 2018 la cifra de crímenes superó los mil 650 casos, explicó que ha solicitado al gobierno estatal que se realice mayor investigación para detener el índice de homicidios.

“Y, bueno, ha habido una respuesta, yo recuerdo a principios del año pasado no teníamos ordenes de aprehensión, ahorita nos acaban de entregar al operativo, si no mal recuerdo, 24 nuevas órdenes de aprehensión sobre posibles homicidas”, expuso.

Dijo estar consciente de que los crímenes son un problema grave, y que persisten tales conductas antisociales, algunos “fuera de toda lógica”, pero que también se ha logrado cumplir órdenes de aprehensión que ha ido a prisión por homicidios; entonces, siguiendo esa línea, confían en que se logre bajar los índices en este sensible rubro.

“No podemos cantar victoria, ha habido una disminución de algunos delitos y esperamos que la población siga denunciando los problemas, y sobre todo que hagan conciencia de que el consumo de drogas es una parte fundamental de muchos problemas que se presentan en la ciudad, no podemos permitir que nuestros hijos, nuestros seres queridos, se involucren en eso. Pero eso requiere la conciencia y participación ciudadana también”, reiteró.

Laboratorios y sembradíos

Martínez López hizo referencia a recientes decomisos y destrucción de enervantes, tanto en los denominados “narcolaboratorios” donde se procesan enervantes sintéticos, como el caso reciente de un campamento en La Rumorosa donde la producción diaria de “cristal” superaba los 200 kilos.

También está un “narcosembradío” de marihuana en más de 10 hectáreas de terrenos ejidales y nacionales, solitarios y en zonas de difícil acceso, para realizar la agricultura ilegal, lo que fue descubierto «gracias a su olor característico», señaló.
“Tras los recorridos aéreos y terrestres ya había antecedentes de plantíos de enervantes en zona de La Rumorosa, y hallamos ese laboratorio; es el tercero que se encuentra en esta zona (militar) de Tijuana, Tecate y Rosarito”, comentó. “Aprovecharon el terreno que estaban usando, el complicado acceso y que no hay gente allí cerca”.

En relación al laboratorio destruido el verano pasado en esta zona serrana, Martínez López mencionó que, además del riesgo a la salud que significa la producción de drogas químicas, preocupa a la Sedena que existan este tipo de instalaciones ilegales porque se maneja con frecuencia gran cantidad de sustancias tóxicas, y el uso de químicos podrían ocasionar incidentes mayores para la población, como ya ha ocurrido varias ocasiones.