No hay libertad sin prensa libre

Por Juan José Alonso Llera

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”.

Esta turbulenta semana ha estado cargada de cientos de frases, quejas, calumnias y demás epítetos alrededor de la prensa libre. Empezando por el buen Andrés que ha estado totalmente descolocado como chivo en cristalería ante los embates de la prensa opositora, siempre tratando de evadir, atacar y desprestigiar a los medios, los periodistas y a todo aquel que se atreva a cuestionar su sacro santo mandato. Siempre sin desmentir y además adjetivando y descalificando. No hay manera de criticar a un gobierno tan ciego y soberbio ante una realidad que siempre le escupe a la cara.

La Declaración de Chapultepec establece que no hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de la libertad de expresión y de prensa no es una concesión de las autoridades, sino un derecho inalienable del pueblo.

Los medios de comunicación libres e independientes permiten al público tomar decisiones con conocimiento de causa, exigir responsabilidades a los dirigentes y escuchar una diversidad de opiniones, todo ello libre de la influencia del gobierno. El desarrollo de los medios favorece la libertad de expresión y contribuye al fortalecimiento de la paz, el desarrollo sostenible, los derechos humanos y la lucha contra la pobreza. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea oralmente, por escrito, o a través de las nuevas tecnologías de la información, el cual no puede estar sujeto a censura previa sino a responsabilidades ulteriores expresamente fijadas por la ley.

Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.

El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.

Nicaragua, Venezuela y Cuba se encuentran en las posiciones 22, 21 y 20 respectivamente y son los únicos que se enmarcan dentro de la categoría de países “sin libertad de expresión”.

Las 10 amenazas a las libertades de expresión e información del nuevo código penal:

  • Filtraciones
  • Informes sobre seguridad informática
  • Consulta de webs
  • Cobertura informativa de acciones de protesta
  • Espionaje a periodistas
  • Ciberprotestas
  • Prestación de servicios tecnológicos
  • Paginas de enlaces
  • Difusión de protestas
  • Ciberpederastia

La libertad de expresión también tiene límites:

  • No se pueden revelar secretos comerciales o planes militares del gobierno.
  • Puede estar sujeta a restricciones si son necesarias para asegurar el respeto a los derechos o la libertad de los demás, o para proteger la seguridad nacional, el orden público, o la salud o la moral públicas.
  • Es legítimo limitar la libertad de expresión cuando viola los derechos de otras personas o promueve el odio e incita a la discriminación y la violencia.

“Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico”. Joseph Pulitzer (1847-1911)