Nazario Moreno, «resucitó» para volver a morir

Distrito Federal.- Fue el cerebro y el guía espiritual del grupo del crimen organizado mexicano La Familia Michoacana. Durante más de tres años se lo dio por muerto. Pero hoy Nazario Moreno González, alias «El Chayo», reapareció para volver a morir: fuentes oficiales confirmaron que fue abatido en un operativo de fuerzas federales en su natal Michoacán.

Moreno González, a quien también se conoce con el alias de «El más loco», nació el 8 de marzo de 1970 en Michoacán, estado en el que creó el grupo criminal con ideologías pseudo-religiosas con las que pretendió «proteger» dicha región del oeste mexicano, donde se produce marihuana y drogas sintéticas.

El poderío de la organización, creada por Moreno González en 2006, se extendió poco a poco hasta llegar a otras regiones como el Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Jalisco, Hidalgo, Sinaloa, Querétaro, Nuevo León y Baja California.

Moreno González figuraba entre los capos más buscados de México y Estados Unidos, país en el que vivió durante su adolescencia y fue arrestado en 1994 por introducir marihuana.

El capo, de quien se dijo adoctrinaba a sus subalternos con la lectura de la Biblia y técnicas de autoayuda espiritual, fue dado por muerto el 9 de diciembre de 2010, en un duro enfrentamiento en la sierra de Apatzingán que dejó al menos cinco policías, tres civiles y tres criminales muertos.

Según la versión del entonces gobierno de Felipe Calderón, los delincuentes que acompañaban a Moreno González, también conocido como «El Macho Loco» o «El Doctor», se llevaron su cadáver.

Aunque fue dado por muerto, no existieron evidencias de dicho fallecimiento.

El gobierno de Calderón reportó en su momento que Moreno González estaba en una fiesta con otros miembros de la organización cuando lo sorprendieron fuerzas federales, con las que se enfrentaron.

Desde entonces, el nombre de Moreno González se convirtió en leyenda. Algunos pobladores de Michoacán afirmaron en los últimos años que estaba vivo y que se le veía movilizarse por calles de su estado natal.

También hubo rumores de que padecía problemas mentales y que por eso ya no estaría al frente de los Caballeros Temblarios, grupo que surgió tras el anuncio de la primera supuesta muerte de Moreno González.

Los Caballeros Templarios, que tomaron su nombre de una orden militar cristiana de la Edad Media, surgieron en 2011 en Michoacán como sucesores de la mermada Familia Michocacana y actualmente se les considera una de las organizaciones del crimen organizado más violentas en México.

Se creía que el liderato de los Caballeros Templarios estaba a cargo de los fugitivos Servando Gómez Martínez, alias «La Tuta», y Enrique Plancarte. Pero como cabecilla principal continuaba Moreno González.

La «biblia» de los Caballeros Templarios, en la que están los estatutos y rituales de iniciación de la organización, se dice que fue escrita por Moreno González.

Uno de los estatutos del manual del grupo dice que a los reclutados se les prohíbe consumir drogas y alcohol y deben participar en sesiones de oración y prácticas de tiro.

Moreno González, a quien fuerzas federales abatieron en la madrugada del domingo, según confirmó el gobierno, está acusado por las autoridades mexicanas de los delitos de delincuencia organizada, narcotráfico, secuestro, homicidio y robo calificado. Por información que permitiera su captura en México se llegó a ofrecer una recompensa de hasta 30 millones de pesos (2,4 millones de dólares).

 

Se justifica Poiré por el error del 2010

Mediante un comunicado difundido en su cuenta de Twitter, quien fuera secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional al momento de anunciar la falsa muerte de Nazario Moreno González, conocido como El Chayo, Alejandro Poiré justificó su actuación al señalar que en su momento “la declaración realizada fue estrictamente apegada a los elementos informativos al alcance de un servidor” en el cargo que desempeñaba entonces.

Horas después de que la Secretaría de Gobernación acreditara, ahora sí, el fallecimiento de Moreno González, quien también después fungiera como titular de esa dependencia en la administración de Felipe Calderón dijo que esa información “fue reservada conforme a lo dispuesto por la Ley de Seguridad Nacional y a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública vigentes.

Sin embargo, Poiré reconoce escuetamente: “La información disponible ahora hace ver que los elementos al alcance de la secretaría técnica en diciembre de 2010 no fueron lo suficientemente precisos”.

De acuerdo con la declaración que Poiré ofreciera en aquel año, se destacaba que “diversos elementos de información obtenidos durante el operativo coinciden en señalar que el día de ayer (9 de diciembre) cayó abatido Nazario Moreno González, también conocido como El Chayo o El Doctor, principal líder y uno de los fundadores de la organización criminal La Familia Michoacana”.

Como se usaba entonces, Poiré complementó su mensaje con la consabida condena a la violencia de las organizaciones criminales, sin abundar mayormente en los elementos que llevaban a concluir que se tratata de Moreno González ni a detallar pormenores de la forma en que habría fallecido.

El domingo, tras conocerse el deceso del narcotraficante que en su momento había dado por muerto, Poiré reconoció los esfuerzos del gobierno de Enrique Peña Nieto y deseó que en su estrategia “obtenga el mayor de los éxitos”.