Narrativa hueca y retorcida

Por El Recomendador

Hay un fenómeno muy de moda: retorcer y ahuecar las narraciones. Querer que el espectador acepte la incongruencia, los relatos vacíos y plagados de efectos tramposos que lo lleven a la decepción. Hoy existen muchas narrativas que acumulan ingredientes efectistas como peleas sin fin, lo más violentas y sanguinarias, exhibición de abundantes simulaciones sexuales; trucos, estiramiento de escenas extra para producir más suspenso pero que acaban por decepcionar al espectador. Es el reino de lo absurdo, la acumulación de hechos insólitos, inconexos y sin desenlace alguno. Y a esto, hay que agregar un etcétera.

La narración casi nunca termina en una ni en dos temporadas. Lo que se pretende es capturar al espectador de manera indefinida. Se estiran y estiran las historias hasta convertirlas en relatos totalmente absurdos.

La narrativa literaria y cinematográfica que era, amiga del humanismo y de las artes, ya casi no existe, carece de 1) planteamiento; 2) nudo desarrollo; y, 3) desenlace. Hoy se ha convertido en enemiga de la lógica y de lo que podría ser el orden del ser de lo que es humano. Hoy el espectador se encuentra indefenso ante las narrativas estafadoras, decepcionantes y casi totalmente sin sentido. De ahí la necesidad de recurrir a la buena crítica que nos presente lo mejor y nos advierta de lo peor, que esté por encima de la propaganda, del anuncio y de las ventas. Regresar a la calidad del arte de narrar. Pongo algunos ejemplos para que el lector evite, hasta donde es posible, toparse con más bodrios, que no dude en rechazarlos y que se niegue a seguirlos. Identifique pronto la narrativa hueca y retorcida hoy tan abundante en todas las plataformas de la industria del entretenimiento.

1.- El canal cinco presentó la película Divergente que cuenta de un mundo supuestamente tecnificado y programado. Sus ciudadanos sufren pruebas interminables, abundan las peleas y balaceras, sin que la final se sepa por qué. La narración no tiene ni pies ni cabeza. Si el lector soporta tal bodrio, tendrá el castigo adicional de 30 anuncios en cada corte. Televisa es Televisa. Dice que fabrica sueños y hay quien les crea.

2.- Snowpiercer: La Tierra se vuelve inhabitable y los ricos costean un tren para circular con calefacción durante un gran número de años. Fingen crear la felicidad para la clase de lujo (empresarial) mientras el hambre y la crueldad va a la cola del tren con polizones miserable. Todos están contra todos, hay canibalismo. Si usted acepta narrativa de ese tren, se embarca en el absurdo, renuncia a todo desenlace. La Wikipedia dice que se trata de un drama “de suspenso distópico postapocalíptico”: distópico es lo contrario a lo utópico y le recetan un falso apocalipsis inhumano y sin sentido. Simulan esos sí algo que fingen como “felicidad” para los ricos.

3.- El Hoyo: Es una cárcel con más de 50 pisos, En ella la comida baja en una plataforma. Los de arriba comen abundantemente y los de abajo se mueren de hambre y practican canibalismo. La rebelión es inminente. Si usted acepta esa cárcel absurda, creada arbitrariamente, pues adelante. No verá un relato de Kafka contra su cruel sociedad, sino que entrará usted de lleno al masoquismo y al absurdo (ni siquiera al chiste que decía que si Kafka hubiera vivido en México, hubiese sido un escritor realista). Dice un crítico. «Una adaptación tonalmente irregular y narrativamente confusa (…) Un desastre con personajes sin desarrollar, situaciones ilógicas y una sátira social incompleta», Daniel Fienberg: The Hollywood Reporter.