Mujeres valiosas

Por Lucy Ocaña

En días recientes tuve oportunidad de asistir a dos eventos importantes en la ciudad; uno se realizó en el Centro Cultural Tijuana  y el otro en uno de los salones de la Canaco.

 

El evento realizado en el Cecut, fue convocado por la profesora y hasta hace unos días diputada federal Carmen López Segura, para la presentación del libro “Dejando Huella”, en el que hace una compilación de 48 mujeres distinguidas (a su juicio) y que con su trabajo y participación han contribuido a enaltecer a la mujer y dejar huella en su comunidad.

El segundo evento realizado en Canaco fue el cambio de mesa directiva de la Barra de Abogadas “María Sandoval de Zarco”, donde entregó la Presidencia la Lic. Maritza Nava Meléndez (por cierto una de la reconocidas en el libro) y tomó protesta como nueva presidente la Lic. Ana Erika Santana González.

Lo destacado de estos dos eventos es el ver como tantas personas, hombres y mujeres se reunieron, para avalar y reconocer el trabajo y la trayectoria de mujeres bajacalifornianas que trabajan cada día, por su propia realización, pero a través de ese trabajo contribuyen a mejorar su entorno.

Quiero reconocer que el discurso de Erika Santana, la nueva presidente de las abogadas,  me gustó mucho, porque hablo de la ética y el civismo.  Habló de los valores y de que es en la familia donde inicia la educación y se inculcan los valores. 

Habló de retomar esos principios de honestidad, disciplina, respeto que actualmente se han perdido y requerimos para la mejor formación niños y jóvenes.

En el evento de las abogadas se habló del compromiso que como estudiosas y practicantes del derecho tienen, por lo cual se involucran en la creación y modificación de leyes, con propuestas y opiniones.

Vi abogadas de todas las edades, con el común denominador de superarse en lo personal y contribuir en el mejoramiento de su ciudad y estado.

En la presentación del libro “Dejando Huella”, que fue realmente un reconocimiento a esas 48 mujeres (en el que fui incluida y lo agradezco).  Coincido con el objetivo de López Segura al realizar este libro: Tenemos que ir dejando constancia de las trayectorias de mujeres que han destacado en el ejercicio de su profesión, porque son ejemplo y motivación para nuevas generaciones. 

Habrán de realizarse nuevas ediciones, porque sé que hay muchas más mujeres a las que se les debe incluir.

En estos dos eventos, vemos un claro ejemplo del talento, la dedicación y el compromiso de muchas mujeres de nuestro estado y nuestra ciudad.  Si vamos a cualquier Universidad, comprobaremos que hay una gran mayoría de jóvenes mujeres que se están preparando para “conquistar el mundo”.  Todo esto está sucediendo gracias a que las mujeres hemos creído en nosotras, hemos luchado por nuestros derechos, nos hemos ido ganando los espacios.  

Todavía falta, pero cada día avanzamos más.  Y la verdad yo me siento feliz y satisfecha por ello, porque tengo dos nietas y es claro que ellas vivirán en una sociedad más igualitaria, con menos prejuicios y menos discriminación. 

¡Bien por eso!