Muerte en el Morelos

Por Manuel Rodríguez Monárrez

manyrodriguez@live.com.mx

Twitter: @Tijuanagree

El Zoológico del Parque Morelos está  de luto pues en la semana sufrió la  pérdida de una de las especies más  visitadas por los niños: El Berrendo  Peninsular, único ejemplar en exhibición de  aproximadamente un metro de alto y 50 kilogramos de peso. Esta especie considerada protegida en nuestro estado fue víctima de la falta  de conciencia y cultura ambiental, ya que en la  autopsia elaborada por el médico veterinario  del parque se pudo dictaminar que dentro del  estómago del berrendo se encontraban pedazos de aluminio y plástico, por lo que el animal  murió intoxicado por acumulación de bolsas  que ingirió cuando un visitante falto de conciencia ecológica le suministro comida en uno de  los recorridos escolares, pues una de las bolsas  era de galletas. A veces a falta de un cuidador  en la mira, a muchos se nos puede hacer muy  fácil alimentar a los animales, pero en realidad  podemos causarles un daño muy serio a la salud  de muchas especies en cautiverio, como es el  caso del berrendo del Parque Morelos. Es por  eso que la directiva del Sistema Municipal de  Parques Temáticos encabezados por Verónica  Corona, han emprendido una campaña de  concientización del cuidado que todo visitante  debe observar en un zoológico sobre todo con  la fauna con la que tiene contacto directo en  áreas didácticas como el establo, que deben  servir para educar e interactuar con los animales  en un ambiente de total respeto hacia todos las  especies en exhibición incluso aquellas considerados de granja o de fácil domesticación como  es el caso del berrendo. Pero este proyecto de  concientización debe implementarse como una  acción de largo plazo, pues se debe promover  desde la escuelas al impartirles la materia de  educación ambiental para garantizar el éxito del  proyecto, ya que los riesgos que corremos por la  falta de valores ecológicos es que más especies  como los jaguares, osos, coatís, coyotes, linces  y monos que se encuentran en el Parque Morelos corran la misma suerte del berrendo. Sobre el berrendo peninsular les puedo comentar  que es un animal que se aparea regularmente  en junio y sus crías nacen 250 días después.  Capaces de consumir plantas que para otros  animales son tóxicas y de aprovechar al máximo  su contenido de humedad, los berrendos son  también animales muy rápidos, e incluso están  considerados como los segundos del mundo  en este renglón, ya que alcanzan velocidades  cercanas a los 95 km/h (se asegura que el berrendo puede mantener su velocidad en tramos  más largos que el felino africano llamado chita,  registrado como el más rápido). La Reserva de la  Biosfera Desierto El Vizcaíno, es el último refugio del berrendo peninsular, estos animales se  alimentan de arbustos y hierbas, aunque preferentemente buscan las flores.

Así que cuidar a nuestro Zoológico  debe ser tarea de todos los tijuaneneses  que queremos nuestra ciudad e implica un  esfuerzo compartido de autoridades, maestros  y ciudadanos, y no solo aquellos que tienen  transitan por los hábitats de los animales en  cautiverio, sino también deben tener mucho  cuidado de no contaminar con bolsas de  plástico aquellas familias que van al parque  y disfrutan de alimentos en un área verde,  muchas veces después de disfrutar del parque  dejan bolsas de basura tiradas por doquier,  mismas que terminan siendo arrastradas por  el aire hacia áreas de manejo de animales lo  que ocasiona fatalidades como esta. Si muchos  de nosotros tuviéramos oportunidad de  quedarnos a las 5 ó 6 de la tarde que es la hora  que cierra el parque y observar la cantidad de  basura que las personas que lo visitan dejan,  nos daría tristeza, y seríamos un poco mas  agradecidos con el personal de intendencia  porque ante la falta de cultura los hacemos  trabajar al doble y al triple para tratar de  mantener el parque en óptimas condiciones  para que pueda estar listo para que al día  siguiente vuelve la visita a disfrutar de un  parque limpio, es pues una labor titánica, en  la que todos podemos poner un granito de  arena, sobre todo aquellos que queremos  nuestro parque y que queremos ver crecer los  servicios que ofrece como el Zoológico que  consume gran parte del presupuesto, pues  a los animales en cautiverio no puedes dejar  de alimentarlos o todos morirían, pero de  eso se encargan los cuidadores del parque. El  Zoológico del Morelos ha ido creciendo poco a  poco y cambiando el sistema de jaulas cerradas  por hábitats abiertos, y ya cuenta con un buen  número de especies en exhibición, especies  que contribuyen a través de las visitas escolares  a que muchos niños de Tijuana conozcan por  primera vez una especie que sólo han visto en  los libros de ciencias naturales o de biología,  esperemos que pronto entendamos que no  debemos tirar basura en cualquier lugar y  que para eso hay botes de basura colocados  en múltiples puntos y que además debemos  hacer el esfuerzo de abstenernos de alimentar  a los animales durante nuestra visita al Morelos  aunque se nos haga algo curioso.

*El autor es Internacionalista egresado de la UDLA-Puebla