Mataron a Kaloyán por asunto de su «vida personal», confiesa detenido

Redacción/El Informador de BC

Dagoberto Molina Valenzuela, alias “El Gigante”, “El Güero” y “El Dago”, de 28 años de edad, originario del estado de Durango, fue presentado por la Procuraduría del Estado como presunto participante en el crimen de “Hacho” Kaloyán, ocurrido el pasado 16 de diciembre.

En conferencia de prensa el subprocurador Contra la Delincuencia Organizada de la PGJE, José María González, informó que Molina Valenzuela pertenece a un Grupo del Crimen Organizado que llevó acabo el asesinato al parecer por un asunto relacionado con la “vida personal” del ex funcionario municipal.

En los hechos ocurridos el pasado 16 de diciembre participaron otros siete individuos, -que siguen prófugos-, quienes utilizaron cinco vehículos, entre ellos un taxi libre.

Molina Valenzuela dijo que participó como “puntero” o vigilante, para advertir sobre la cercanía de patrullas. El autor material del asesinato ha sido identificado como “El Licenciado”.

El detenido narró que desde días antes de ejecutar el crimen empezaron a espiar a “Hacho” Kaloyán, desde cómo llegaba y salía del CREA, donde están las oficinas del Instituto Municipal del Deporte de Tijuana, porque ya sabían que ahí trabajaba.

Dijo que varias veces se les perdió porque cambiaba de ruta, aunque Kaloyán no sabía que lo seguían.

Los criminales tenían la orden, según confesó el detenido, de matar a “Hacho” Kaloyán “a como diera lugar”.

El día del homicidio siguieron a Kaloyán desde que salió de sus oficinas en el CREA, los criminales mantenían comunicación por radio en grupo privado, le dieron alcance, sin que el funcionario lo notara, a la altura del Hospital General, lo siguieron por la vía rápida hacia el bulevar Benitez, hasta que Kaloyán llegó a un sitio de taxis en la Ermita.

Ahí aprovecharon y se pusieron en puntos estratégicos en 5 carros.

El hoy detenido dijo que él se quedó a dos cuadras en un auto Camry blanco, para checar que no pasaran patrullas, y después “El Licenciado” llevó a cabo el asesinato.

Molina Valenzuela fue detenido en la calle por Policías Municipales, quienes le encontraron un arma, y al verificar su nombre con la Procuraduría resultó que ya lo andaban buscando como sospechoso del crimen de Kaloyán, por lo que fue remitido a la fiscalía estatal, instancia que a su vez solicitó una orden de aprehensión a un juez penal.