Mover a México: Siglo XXI: Diálogo con Virgilio

Con motivo de la Navidad, que francamente es un acontecimiento memorable, que nos recuerda el nacimiento de Jesús y que nos promete paz, felicidad, fraternidad y amor, tuve la agradable sorpresa de recibir la visita de mi amigo Virgilio, quien a mi juicio, es un hombre de mundo, con estatura intelectual, prudente, solidario y gran conocedor de nuestra rica herencia histórica. Siempre he creído, que Virgilio padece de un nacionalismo puro, que lo puedo traducir como un amor crónico por México.

Nuestra amistad se remonta a mis años de infancia, cuando todo me parecía maravilloso y pleno de fantasías propias de la edad.

Dicho lo anterior, les comparto que en esta ocasión, a Virgilio lo noté un tanto preocupado y en efecto, me señaló que este sexenio que le corresponde al Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, es crucial para el destino de México. Me hizo notar que se debe mejorar la distribución de la riqueza y recortar el abismo entre ricos, clase media y millones de pobres. Terminó su comentario afirmando que México no puede esperar.

Al respecto, me parece justo y adecuado comentar que Virgilio tiene razón. Es nuestra última llamada para cambiar las cosas, para realizar el bien común que propicie justicia social y económica, que pueda propiciar mayores oportunidades económicas, mayor educación, creación de millones de empleos con sueldos atractivos.

No es posible que para 2014 la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, haya autorizado para la Zona A que incluye Baja California, un aumento al salario mínimo para nuestros trabajadores equivalente al 3.9%, lo que implica un ingreso diario de $67.29. Con este aumento aberrante y ridículo, la clase trabajadora podrá aumentar su canasta básica, con una golosina.

Todo esto mientras los políticos perciben prestaciones millonarias v.gr. Aguinaldos 2013: El Gobernador del Banco de México $886,347, Sub Directores $841,347. No hay problema, es dinero que proviene de nuestros impuestos. Esto me recuerda al extraordinario jurista romano Tito Maximus, que sentenciara: “Ninguno debe enriquecerse con perjuicio de otro.” (Nemo cum alterius damno locupletior fieri debet).

 

“El costo de la democracia a la mexicana”

No tengo palabras para describir la enorme desilusión al imponerme del alto costo de nuestra democracia. El Instituto Federal Electoral ejerce en el 2014 $12, 334 millones de pesos y que aplica: $8,289 millones para la operatividad de dicho organismo y $4,044 millones para mantener a los desgastados partidos políticos. Es sin duda un insulto a la conciencia nacional. Un abuso incalificable al patrimonio de la ciudadanía.

 

“Vida útil de los partidos políticos mexicanos”

En mi modesta apreciación, la vida útil de los partidos políticos está agotada. Los partidos ya no obedecen ni representan genuina y honestamente a los ciudadanos. Me parece que estamos hartos de desviaciones millonarias, de la impunidad y por ende, de la falta de honestidad, salvo raras excepciones.