Moreira cita a cónclave priista

MÉXICO – EL presidente nacional del PRI, Humberto Moreira, reunió ayer al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y al coordinador de la bancada priísta en el Senado, Manlio Fabio Beltrones.

 

La cita en el Hotel Presidente Intercontinental de Polanco, a la que también acudió el líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Emilio Gamboa Patrón, se realizó a unos días de las acusaciones al PRI y, sobre todo al gobernador Peña Nieto, por supuestamente haber detenido las reformas laboral y política en la Cámara de Diputados.

A la reunión no acudió el coordinador del PRI en la Cámara Baja, Francisco Rojas, porque está de viaje en Washington.

Al salir del cónclave, Moreira aseguró ante la prensa que no hay ruptura en su partido, sino armonía y en la comida no hubo “heridas que cicatrizar”.

Aclaró que tampoco hay diferencias entre los cuadros del partido e insistió en que la reunión, a la que también acudió el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, fue una plática “de amigos” para escuchar y para poner sobre la mesa los temas pendientes de la agenda política nacional y las reformas pendientes en el Congreso de la Unión, entre otros.

Los priístas vieron la necesidad de escuchar a otros expertos y actores políticos que están relacionados con esos temas, como en la reforma a la Ley de Seguridad Nacional, con el fin de que aporten ideas.

Al respecto, el líder priísta confirmó que se abordaron esos pendientes y justificó que los diputados federales deben analizar a fondo cada propuesta.

Interrogado sobre la posibilidad de abrir un periodo extraordinario en el Congreso de la Unión, Moreira Valdés dijo que para eso primero tiene que haber materia, es decir, alguna reforma en forma de minuta para poder trabajar y votarla.

Y sobre si el encuentro fue más bien una “operación cicatriz”, Moreira Valdés reiteró que no hay ruptura en el PRI, “más bien la operación fue de fortalecimiento y amistad.

“No ha habido ninguna herida para cicatrizar. Operación de fortalecimiento de amistad y operación de estrategia, pues para fortalecer al partido”.

Sobre la presencia de Peña Nieto, quien no es diputado, el dirigente tricolor aclaró que tiene que ver con propuestas que ha hecho en los temas educativo y de la pobreza, y acudió para escuchar las ideas.

“La mitad de la plática fue de los temas que yo he estado poniendo en la mesa”, expuso.

El líder priísta reiteró que tampoco se planteó una estrategia de defensa para Peña Nieto, e insistió que fue una reunión de armonía para fortalecer las tareas del partido.

“Ni malos entendidos ni asperezas, sirvió para revisar todos los temas que están sobre la mesa y que tienen que revisarse, como son las grandes reformas que acaban de llegar a la Cámara de Diputados y que tendrán que verse con los tiempos necesarios”, aseguró Moreira Valdés, quien reiteró que platicaron temas como el de la economía nacional y la pobreza.

El líder del PRI nacional explicó que este tipo de reuniones son normales y suelen tenerlas periódicamente y adelantó que próximamente habrá otra.