Montserrat en tierras naranjeras 

Por El Informante

Montserrat en tierras naranjeras 

Los viajes de los funcionarios públicos al extranjero siempre dan mucho de qué hablar y a menudo acarrean más críticas que aplausos.

El pasado mes, la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda viajó a Francia y a Alemania en donde sostuvo una serie de reuniones con empresarios y funcionarios para atraer inversiones a Baja California o reforzar las ya existentes. 

Ahora toca el turno de subirse al avión a la presidenta municipal de Tijuana Montserrat Caballero Ramírez, que en este momento debe estar aterrizando del otro lado del Atlántico, en las naranjeras tierras de Valencia, España.

La Alcaldesa acude al foro mundial del diseño World Design. La razón por la que viaja, es porque Tijuana y San Diego unidas han sido nombradas World Design Capital en 2024.

Junto con Monserrat viaja su secretario de Economía, Alejandro Mungaray Lagarda; el de Infraestructura, Miguel Ángel Bujanda; Ernesto Chávez, titular de Asuntos Binacionales; Miguel Ángel Torres Ponce, director de Comunicación; además del regidor Eligio Valencia López.

En teoría, el gobierno de la ciudad de Valencia paga la estancia de los funcionarios y, salvo el caso de Caballero y Mungaray, el resto de la comitiva pagará el viaje de su bolsa. Habrá que estar pendientes, porque a esos viajes se suele pegar todo mundo.  

Qué bueno que Tijuana y San Diego se posicionen como capital de un evento de clase mundial, aunque no deja de ser cuestionable emprender un viaje con semejante comitiva en un momento en que el horno no está para bollos en la ciudad.

Lo duro y lo tupido 

Y si decimos que el horno no está para bollos, es porque en Tijuana la inseguridad y el caos simplemente no dan tregua. El doble asesinato cometido el pasado domingo frente a la glorieta del Cuauhtémoc, en pleno corazón de la Zona Río, dejó claro que por estos rumbos no hay zonas blindadas ni áreas de máxima seguridad.

A unos metros del edificio de la Secretaría de Seguridad Pública se cometió un crimen a plena luz del día sin que hubiera capacidad de reacción.

Al respecto, el que ya no siente lo duro sino lo tupido, es el secretario de Seguridad, Fernando Sánchez González, quien ha sido fuertemente cuestionado por diversos grupos de la sociedad civil.

De hecho, la Confederación de Colegios y Barras de Abogados ya emplazó al Secretario y pidió oficialmente su renuncia ante la evidente falta de resultados.

La verdad es que a Montserrat no le sobran argumentos como para meter las manos al fuego por su Secretario y sostenerlo en el cargo, aunque tampoco es que le sobre una gran baraja de alternativas confiables para sustituirlo. 

Reforma electoral

Las tres últimas elecciones presidenciales en México las han ganado abanderados de tres diferentes instituciones políticas. El panista Felipe Calderón fue el triunfador en los comicios de 2006, a la vez que seis años después quien salió adelante fue Enrique Peña Nieto, del PRI.

Para 2018, fue un tercer partido político el que llegó al poder, con la victoria de Andrés Manuel López Obrador, fundador y líder absoluto de Morena.

El organismo responsable de los comicios presidenciales de 2006, 2012 y 2018 fue el mismo para los tres: El Instituto Nacional Electoral, o INE, que también le entró a la organización de elecciones intermedias.

Tres sexenios, tres diferentes fuerzas políticas. Sin embargo, López Obrador -y muchos de sus seguidores- insisten en que debe hay tal nivel de corrupción en el INE que en México solo se podrá conseguir la verdadera democracia si se cambia el órgano encargado de las elecciones. ¿O sea que él no llegó al poder por el voto democrático?

Resulta evidente que lo que el Presidente quiere es no tanto tener un organismo electoral autónomo, sino uno que esté bajo control del propio poder Ejecutivo, como lo ha hecho con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, como busca hacerlo con la Suprema Corte de Justicia, como lo hace actualmente con el Poder Legislativo, cuya bancada morenista retomó el corillo de “¡Es un honor estar con Obrador!” durante la instalación de la actual Legislatura del Congreso, hace un par de años.

Quiere, en otras palabras, regresar a los tiempos del PRI de antaño. No el PRI de Peña Nieto, con competencia real de otros partidos, un Congreso variado y choteos constantes de los medios y en las redes sociales.

No, lo que AMLO persigue es el PRI de Echeverría, Díaz Ordaz, Ruíz Cortines o Alemán. Aquel en el que el Presidente hacía y deshacía y su palabra era la verdad absoluta. Aquel en el que cuando el Presidente preguntaba qué hora era, le contestaban “la que usted guste, señor Presidente”.

Y va de nuevo…

Justo la semana pasada en este mismo espacio platicábamos de la forma en la que Andrés Manuel López Obrador se puso el saco tras las palabras de Ernesto Zedillo, quien jamás lo mencionó por nombre en un discurso con el que se sintió aludido el actual Presidente de México.

Pues bien, nuestro sensible mandatario de nueva cuenta reviró contra otro mensaje en el que al parecer leyó más de lo que su autor había escrito.

El periodista y columnista Sergio Sarmiento escribió un tuit en el que puntualizó que por cuarta vez en lo que va de su administración, el presidente López Obrador visita Bairaguato, Sinaloa. Y las enumeró: febrero de 2019, marco de 2020, julio y agosto de 2021, y ahora octubre de 2022. Añadió también que Badiguarato tiene 26 mil 542 habitantes y 7 mil 250 vivienda y se reparten ahí 14 mil apoyos sociales.

Hasta ahí el mensaje en Twitter del comentarista, mismo que publicó el 29 de octubre pasado.

El martes pasado, sin embargo, en su “mañanera” López Obrador declaró que “es extremo de que Sarmiento –pero no solamente él, ¡otros!- sostengan que si voy a Badiraguato, es porque tengo un acuerdo con el cártel de Sinaloa”. Badiraguato es, por supuesto, la tierra de Joaquín “El Chapo” Guzmán. “Si Sarmiento presentara una prueba, renuncio a la presidencia”, dijo AMLO, quien también recordó como lo criticaron del encuentro que tuvo en el que fue a saludar a su auto a la madre de “El Chapo”.

Sarmiento le contestó al Presidente con otro tuit: “Señor presidente @lopez_obrador, si se tomara la molestia de leer mis artículos o escuchar mis comentarios, se daría cuenta de que yo nunca he afirmado que usted tiene un acuerdo con el cártel de Sinaloa”. 

Contraataca Veloz 

El que anda pasando el sombrero con los malquerientes del ex gobernador Jaime Bonilla, es el siempre polémico e incansable Jaime Martínez Veloz.

Ojo, no es que esté pidiendo dinero, sino que se ha dado a la tarea de buscar a quienes de buena voluntad quieran cooperarse con un texto visceral para apedrearle el rancho al ahora Senador.

La idea de Martínez Veloz es preparar un libro coral de testimonios contra Bonilla y dado que el ex gobernador sembró algunas enemistades y malquerencias durante el turbulento bienio que estuvo al frente de Baja California, sin duda no tendrá problema en encontrar gente: no faltarán quienes quieran cooperar de buena voluntad.

Vamos a ver si el dichoso libro de verdad trae carnita, datos duros y nos revela algo que no sepamos y si todo quedará en simples rabietas y exabruptos.

Viajes y romances 

Y ya que andamos en el tema de los libros, para finales de este mes saldrá una nueva publicación de Carlos Mora Álvarez.

“Crónicas de viajes y romances” es como ha bautizado a este libro, que es publicado por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Tal y como lo dice su título, se trata precisamente de una serie de relatos sobre sus travesías por diversos lugares de México y el resto del orbe.

Es también un camino distinto y más personal al que Carlos Mora ha tomado con sus anteriores ofrecimientos, como los dos volúmenes de “Los Dones”, en lo que ha hablado sobre otros personajes, o bien, más recientemente la compilación “Migración: El rostro del siglo XXI”, en el que reúne textos de gente con experiencia en materia migratoria.

Este nuevo libro incluye un prólogo de Hugo Alfredo Hinojosa, quien también lo apoyo en “Migración: El rostro del siglo XXI”.