Momento de oportunidad

Por Manuel Rodríguez

La palabra Kairós es un concepto de la filosofía griega que representa un lapso de tiempo en que algo importante sucede. Su significado es «momento adecuado u oportuno». Uno no alcanza a entender la gracia de Dios hasta que te alcanza, y sólo puedes experimentarla y vivirla de una manera que es difícil compartir con palabras.

En mi caminar he descubierto que la política también puede ser un vehículo para el cambio social. Recientemente he tenido la oportunidad de platicar con algunos grupos que me han invitado a exponer cómo me siento como Regidor Electo y les digo que estoy feliz con la oportunidad que me da Tijuana de ser uno de sus integrantes del Cabildo y representarlos. Aunque hablando con toda honestidad, puedo decirles que mucho tiempo la política me había decepcionado, porque creía que nada podía ser cambiado. Pero las puertas se me comenzaron a abrir cuándo me di cuenta que el que tenía que cambiar era yo.

Uno siembra lo que cosecha me dicen algunos, sí pero también uno debe aprender a sujetarse que todo sucede a su debido tiempo. Tal vez si un cargo de estos me hubiese sorprendido en una edad más temprana, no estuviese tomando las cosas con la misma seriedad y correría el riesgo de caer en errores propios de la inmadurez. Recapitulando en mi vida, creo que estamos más preparados y con la energía suficiente para hacer la tarea y cumplir con metas fincadas en valores.

Con el paso de los años he desarrollado también la habilidad de hablarle a las conciencias de las personas, desde mis estudiantes hasta mis compañeros de partido, y hoy más que nunca los regidores del cambio estamos obligados a influenciar positivamente a nuestros otros compañeros de otras fuerzas políticas en el Cabildo y al Alcalde mismo, de que se deben tomar medidas emergentes pensadas únicamente en el bien colectivo. Siempre insisto hasta el cansancio que la ciudad no da para más.

De hecho entrando al gobierno el 1º. de diciembre vamos a heredar la papa caliente del SITT con las resistencias de grupos transportistas en su máxima expresión por lo que no estará fácil los primeros días de gobierno, así mismo creo que con la puesta en marcha de este sistema en esta época del año, corremos el riesgo de sufrir el peor caos vial de la historia de Tijuana.

Sensible a los problemas de Tijuana, tengo 5 años escribiendo en este espacio que amablemente me brinda INFOBAJA, posibles soluciones a muchos temas que nos afectan a todos, y hoy que tengo la oportunidad de materializar e influir en muchas decisiones de la comuna con ideas constructivas, le pido a Dios que me dé la sabiduría para ser inclusivo pero al mismo tiempo firme en mis decisiones. Mucho tiempo he participado en acciones a favor de mi comunidad desde la escuela primaria fuimos inculcados por los hermanos maristas en tomar el pico y la pala para construir iglesias y dispensarios en varias colonias apartadas. Llevábamos comida, ropa y medicamentos todos los sábados. Me he involucrado en aspectos cívicos de mi comunidad, no sólo como jefe de acción cívica del Ayuntamiento sino también organizando debates con temas sociales como juez y participante desde la secundaria y preparatoria. Me encantaba entrarle a los temas políticos del día, y por eso fundé un periódico escolar y logré ser Presidente de la Sociedad de Alumnos del Instituto México.

Que yo conozca, soy el primer miembro de mi familia en ser electo regidor. Aunque un tío materno, ha sido dos veces diputado federal por un distrito en mi natal Ciudad Juárez. Durante el transcurso de mis años de estudiante he admirado a varios personajes políticos y estudiando su carrera, discursos y acciones de John F. Kennedy,  Belisario Domínguez, Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Winston Churchill y debo admitir que en esta lista ya puedo incluir a Barack Obama. Lo que le da gracia a esta encomienda, es que para mí es la oportunidad perfecta para servir y cuando sirves de verdad y con un corazón dispuesto por tu ciudad, hagas lo que hagas, los cambios siempre vendrán tarde o temprano.

Compartir
Artículo anteriorGratitud
Artículo siguienteQué hacer ahora