Molestos por los “recibos locos” de la CESPT

La CESPT asegura que los consumos son reales, pero que por la pandemia del Covid-19 no pudieron tomarse lecturas y hasta ahora se están reflejando los excedentes. Fotografía: Martín Méndez Pineda

Por Martín Méndez Pineda

Tijuana.- Varios tijuanenses se han quejado en días recientes de que les han llegado recibos de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana por cantidades exorbitantes, pero el secretario para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua, Luis Salomón Faz Apodaca, asegura que hay dos razones de esto: Durante el confinamiento la gente utilizó más agua, pero además la CESPT no facturó las cantidades reales de consumo.

La gente los ha llamado “recibos locos”, porque en algunos casos presentan varias veces la cantidad que acostumbraban pagar. Ante esta situación varios ciudadanos han acudido a las oficinas de la CESPT a quejarse, lo que ha provocado largas filas.

Según han indicado funcionarios de la CESPT, en Tijuana y Playas de Rosarito se factura a unas 700 mil cuentas y más de la mitad, alrededor de 450 mil, no tuvieron verificación de consumo entre los primeros meses de la pandemia del Covid-19, esto es entre marzo y mayo del presente año.

No eran cobros reales

El titular de la Secretaría para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua (Seproa) señaló que aunque son muy elevados los cobros por el servicio de agua que están llegando en algunos hogares, la facturación refleja el consumo real de cada una de las viviendas.

Indicó que debido al confinamiento, los ciudadanos consumieron más agua de lo normal, pero además ante el peligro de contagio de Covid-19, no había personal de la Cespt que realizará las lecturas en los medidores.

Por lo mismo, los recibes que se estuvieron recibiendo en algunos de estos hogares eran cobros “estimados” en base al consumo de los meses anteriores; es decir, si antes del aislamiento un hogar consumía la cantidad de 190 pesos, en los meses siguientes les llegaría el aproximado a esa cantidad.

Una vez que los encargados de realizar las lecturas del consumo de agua regresaron al trabajo “de calle”, los montos se elevaron considerablemente no por mala lectura, explicó Faz Apodaca, sino porque el “excedente” de consumo en meses anteriores no se había  agregado a sus cuentas:

Los usuarios estuvieron consumiendo más pero se le cobró por una cantidad similar a lo que tenían antes del confinamiento. Ya que se tomaron las lecturas correctas, en automático el sistema arrojó el verdadero monto a pagar.

“Ya analizamos la dimensión y el tamaño de los casos”, dijo el titular de Seproa. “Sí es posible que haya la posibilidad de un error en la lectura, pero no es significativo. El tema es que hay un mayor consumo derivado de la pandemia. La gente está en su casa, los niños no están en la escuela y estas en su casa, entonces hay un mayor consumo que antes se pasaba a las escuelas y se estuvo estimando por falta de quién hiciera las lecturas de los medidores durante meses; entonces, cuando llega el consumo real ahí existe una cantidad mayor pero se les están dando facilidades, se les están quitando recargos, no hay reductores y no se les corta el agua”.

Piden ‘borrón y cuenta nueva’

En respuesta a esta situación, el coordinador del Consejo de Organizaciones Ciudadanas Independientes, Carlos Atilano Peña, encabezó el pasado martes una manifestación en protesta a los “recibos locos” de la CESPT.

Protestaron por lo que calificaron de irregularidades en los cobros elevados de consumo de agua. Con pancartas y consignas exigieron a las autoridades correspondientes la revisión sobre los montos que excedían hasta los 6 millones de pesos en el uso doméstico del vital líquido.

Atilano Peña pidió a las autoridades implementar un programa de “borrón y cuenta nueva”, ya que en muchos de los casos los montos son tan elevados que será casi imposibles que un ciudadano con un sueldo mínimo pueda liquidarlos. En algunos casos, acusó, las cuentas van desde los 5 mil pesos hasta los 50 mil pesos y algunas alcanzan los 6 millones de pesos.

Guadalupe Hernández, ciudadana víctima de los “recibos locos”, afirmó que regularmente le llega consumo de agua de entre 150 y 200 pesos mensuales, pero en el recibo del mes de octubre la cantidad fue de 10 mil 675 pesos. Aseguró que su consumo de agua ha sido regular y no en exceso, como para llegar a esa cantidad.

“Yo no he consumido tanta agua”, señaló, “regularmente me llega el cobro de 150 a 200 pesos mensuales, pero ni siquiera he utilizado el agua como para que me llegue tan alto el cobro de más de 10 mil pesos. No es posible que las maquiladoras paguen menos agua que un hogar, realmente es injusto. Ojala que las autoridades de la Cespt solucionen este problema porque es claro que el que tomó las lecturas las escribió mal”.