Miomatosis provoca anemia en la mujer: IMSS

Tijuana.- Mujeres adolescentes y adultas deben poner atención y consultar a su médico familiar si sufren de intensos cólicos y sangrados menstruales abundantes durante o después del período normale. El Doctor Jesús González López, ginecólogo del Hospital de Gineco Oncología y Unidad de Medicina Familiar (HGO) # 7, explicó que éstos padecimientos pueden referir a una miomatosis.

 

Señaló que es una enfermedad exclusiva de las mujeres que surge por la presencia de tumores benignos en la matriz y se presenta con mayor frecuencia entre 30 y 40 años de edad.

 

La incidencia de miomatosis en la adolescencia y postmenopausia es poco probable, sin embargo; en el embarazo puede ser mayor. Los síntomas más comunes de este padecimiento son cambios en el sangrado menstrual -mayor cantidad o duración-, anemia, dolor pélvico y en la parte baja de la espalda, molestias con la actividad sexual, incontinencia urinaria, estreñimiento, secreción vaginal constante, insuficiencia venosa en los miembros inferiores y en caso de estar embarazada, amenaza de aborto.

 

Destacó que aunque rara vez la miomatosis se convierte en tumores malignos, es de vital importancia atenderse a tiempo, ya que puede traer graves consecuencias en la salud, como anemias severas.

 

En este sentido, el especialista del IMSS, manifestó que en el tratamiento para esta enfermedad la relación médico-paciente es fundamental, pues en conjunto pueden encontrar la mejor opción para cada mujer de acuerdo a su edad o sus deseos de tener hijos y conservar su sistema reproductor.

 

Por ello, recomendó consultar a su médico familiar sobre los síntomas a fin de llevar a cabo una valoración clínica y exploración por parte de un ginecólogo.

 

Aun cuando para algunas mujeres los sangrados prolongados con dolor en edad reproductiva parecen ser normales, advirtió el doctor González, es importante acudir al médico, ya que puede  ser un aviso de la presencia de la miomatosis uterina, afección que puede poner en riesgo la vida por la gran cantidad de sangre que pierden.

 

El especialista del IMSS explicó que 60 por ciento de los casos de hemorragia son ocasionados por este padecimiento que también puede asociarse a la presencia de infecciones por plamidia, bacteria de transmisión sexual o a la formación de pólipos cervicales, formaciones de tejido benignas, cuyo tratamiento puede ser famacológico.

 

Sin embargo, finalizó, en casos extremos y si la enfermedad es ocasionada por miomas de diferentes tamaños que se forman en todas las capas del útero y tanto el sangrado como el dolor son importantes, se debe recurrir a la cirugía para extripar el útero.