Mimetismo………“Juntos pero no revueltos”.

Por José Cervantes Govea

Después de casi cien años de una hegemonía unipartidista y absolutista l@s mexican@s logramos  instaurar la Democracia, la Alternancia y la Libertad.

La liberalización política generó una desbandada y transfuguismo desbocado e insano que escindió al Partido Revolucionario Institucional. De allí el nacimiento del Partido de la Revolución Democrática y el Partido del Trabajo, entre otros que ya desaparecieron. Luego aparecieron las alianzas que degeneraron en el “mercenarismo político” que enrareció el clima político y dieron lugar a la aparición de la Partidocracia y el Pactismo.

Así l@s diputad@s, senadoras y senadores, no sólo los plurinominales sino los de mayoría relativa, se deben y sirven a las cúpulas de los partidos y  ven al Poder Ejecutivo como dueño de México, S.A.

No son, nunca han sido,  representantes de l@s ciudadan@s ni de los Estados sino de sus partidos. No son, nunca han sido, servidores públicos ni, mucho menos, están al servicio de sus representados.

No se deben a l@s ciudadan@s, sino a sus Partidos, particularmente l@s Diputad@s, Senadoras y Senadores plurinominales, y a ellos sirven. La alternancia también generó la parálisis por análisis o “celeridad” de las iniciativas sin importar su viabilidad y beneficio social. La aprobación o desaprobación de iniciativas es a conveniencia de l@s diputad@s y sus Partidos, particularmente del Partido Revolucionario Institucional. Ahora si como dijo el presidente Vicente Fox: “El Presidente propone y el Congreso dispone”, pero en beneficio de “grupúsculos”. Con ello el Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, los Congresos estatales y los cabildos se encarecieron. Ahora les cuesta mucho más a l@s ciudadan@s mantener a la alta burocracia política.

Algun@s primeros ediles y regidores perciben sueldos superiores al del presidente de la República. Algun@s diputad@s, senadoras y senadores se han servido y enriquecido haciendo negocios a la sombra de sus cargos públicos. Han asegurado su futuro y el de no sé cuántas de sus generaciones.

Los gobiernos y los partidos se mimetizaron y convertieron en auténticas bolsas de trabajo,  nepotismo deformado y despotismo exacerbado, y fuentes de votos acotados por la permanencia o separación en las nóminas públicas. Algunos partidos se han convertido en negocios de familias y amigos.

La división de poderes se tornó en  confusión y fusión de funciones, en violación al artículo 49 constitucional. El Poder Judicial no sirve a la Justicia sino al Poder Ejecutivo y guarda un respeto temeroso y sospechoso al Poder Legislativo. Optaron por unirse para formar y fortalecer una nueva clase: La “clase política”  conformada por la “alta burocracia”.  Los tres en contubernio descarado se unen para ir en contra de las garantías y derechos individuales y colectivos de la población. Juntos actúan bajo una malentendida “conciencia de clase”.

Juntos practican un hibrido fascismo para defender al Estado mexicano. Juntos fomentan el rancio patrimonialismo repartiéndose y repartiendo a diestra y siniestra recursos públicos a partidos y medios de comunicación para el fortalecimiento y continuidad de un sistema que no da para más.

Juntos, siempre juntos aunque simulan y aparentan un disenso demagógico.

 

*José Cervantes Govea  radica en Tijuana, es Contador Público egresado de la U.A.B.C. y Abogado egresado de UNIVER Tijuana. Acepta comentarios a jocegovea@yahoo.com