Mevlana

Por Juan José Alonso Llera

Uno de los encantos de viajar, aparte de conocer lugares, personas y comidas, es convivir con culturas y filosofías de vida. Este es el caso que les quiero contar. Paseando por Konya una ciudad cercana a Ankara la capital de Turquía, me encontré con una mezcla de escuela, mezquita y plaza pública en la cual se rinde homenaje a la vida de Mevlana y sus Derviches. Empecemos por algunas definiciones para que me sirvan como contexto para ver si logro transmitir esas vivencias. La primera realidad, es que en occidente tenemos en un concepto totalmente erróneo de lo que es el islam (pensamos en locos terroristas). El islam es una religión monoteísta abrahámica cuyo dogma se basa en el Corán, el cual establece como premisa fundamental para sus creyentes que “No hay más Dios que Alá…” y que “Mahoma es su último mensajero”.

Los eruditos islámicos definen al islam como: “La sumisión a Dios el Altísimo a través del monoteísmo, la obediencia y el abandono de la idolatría”, sus seguidores se denominan musulmanes (del árabe muslim, “que se somete”). El libro sagrado es el Corán, que fue dictado por Alá a Mahoma a través de Yibril (el arcángel Gabriel). Rezan cinco veces al día.

¿Quien es Mevlana (gran maestro)?: Es la disciplina de la Orden Mevlevi, que se basa en “adab y erkan” (disciplina y reglas de conducta). En su conducta, son muy amables, elegantes y discretos, y nunca llegan a extremos en su comportamiento o en el habla. En el saludo, colocan su mano derecha sobre su corazón e inclinan ligeramente la cabeza, lo que implica que “usted está en mi corazón”. Cada parte del sistema de comportamiento de Mevlevi tiene un significado simbólico, como dar pasos suaves o mostrar respeto a sus aplicaciones diarias, y se pueden observar en el acto de los derviches en los rituales “Sema”, que se consideran una prolongación de su vida cotidiana (meditación en movimientos, giros bailando, que conectan la tierra, la persona y el cielo), pero lo más significativo que me dejó, fueron sus consejos universales.

Siete consejos de Mevlana:

  1. Sé como el río en generosidad y en ayuda
  2. Sé como el sol en ternura y misericordia
  3. Sé como la noche cubriendo los defectos de los otros
  4. Sé como un muerto en cólera e irritabilidad
  5. Sé como la tierra en humildad y modestia
  6. Sé como el mar en tolerancia
  7. Sé visto como eres o sé como eres visto

Como podrán darse cuenta estos consejos básicos, universales que de hecho van a favor de la naturaleza del hombre, son de una sabiduría absoluta, perfectamente aplicables a nuestra vida cotidiana, lo cual nos pueden ayudar a ser mejores personas.

Al final del día, no importa de donde venga la filosofía, si va en consonancia con la esencia del hombre, debemos considérala sin ningún tipo de complejo o prejuicio.