Mes de la Mujer y la muerte de Colosio

Por José Cervantes Govea

jocegovea@yahoo.com

En 1928 nació un partido de Estado: El Partido Nacional Revolucionario, que luego cambió de nombre a Partido de la Revolución Mexicana y actualmente ostenta el nombre de Partido Revolucionario Institucional en consonancia con la Revolución Mexicana. El PRI inauguró el actual sistema político mexicano, que hizo de la figura presidencial una verdadera deidad humana. Un sistema lleno de traiciones, intrigas, corrupción y matonismo para detentar el poder. No dudo que tenga hombres limpios, honestos y comprometidos pero sus voces e iniciativas han sido apagadas por las armas o simplemente desoídos por los gobiernos priistas. Muchos fueron arteramente asesinados por sus propios correligionarios, como Luis Donaldo Colosio Murrieta y José Francisco Ruiz Massieu, acaecidos durante 1994.

Su pugna ha sido detentar el poder por el poder conspicuamente. Así parece porque transcurridos cien años, de la revolucioncita que le dio vida al priismo, y costó tantas muertes, el Estado de Bienestar no se ve ni se siente, ni lejos, ni quedó. El balance de los gobiernos priistas es negativo porque nuestro territorio es inmensamente rico pero la nación es pobre material, intelectual y políticamente. Y nadie mejor que un destacado priista para hacer un balance del deplorable estado en que el priismo ha sumido a los mexicanos. Luis Donaldo Colosio Murrieta lo hizo, se atrevió, pero le costó la vida. Colosio tuvo valor para decir lo que veía y a exigir un cambio para acabar con la simulación del priismo.

El 6 de marzo de 1994 frente al monumento de la Revolución Mexicana dijo: “Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales. Veo a ciudadanos angustiados por la falta de seguridad, ciudadanos que merecen mejores servicios y gobiernos que les cumplan. Ciudadanos que aún no tienen fincada en el futuro la derrota; son ciudadanos que tienen esperanza y que están dispuestos a sumar su esfuerzo para alcanzar el progreso”. Dijo en resumen, que el modelo político gubernamental diseñado y ejercido por el PRI, carecía de administración y legalidad, que permitió y propició vejaciones, asesinatos, destierros, opresiones, agravios, encarcelamientos, rezagos, exclusiones, discriminaciones, ignorancia, saqueos, robos, empobrecimiento, subdesarrollo, fraudes electorales, abusos de poder, corrupción, injusticias e impunidad.

Ese es el sistema que quiere volver a tener el poder que tuvo y mal ejerció el priismo durante ochenta años. También dijo: “Yo veo un México de mujeres que aún no cuentan con las oportunidades que les pertenecen, mujeres con una gran capacidad para enriquecer nuestra vida económica, política y social. Mujeres que reclaman una participación más plena, más justa, en el México de nuestros días”. En 2012 está en juego la continuidad y fortalecimiento de la transición democrática. Para continuar y fortalecer la transición democrática es hora de elegir una mujer Presidenta para acelerar el cambio en la forma de gobernar.

*José Cervantes Govea radica en Tijuana, es Contador Público egresado de la UABC y Abogado egresado de Univer Tijuana.