Menos opiniones, más acción

Por Juan José Alonso LLera

 

“México No Necesitas Mas Opiniones…. Necesita Tus Acciones”… estas últimas semanas se han saturado todos los medios de información, columnas y redes sociales, sobre múltiples opiniones de: El presidente, “la casa blanca”, Ayotzinapan, Veracruz y un largo etcétera, no se si para bien o para mal nos hemos vuelto opinólogos profesionales (como diría mi mujer: “Que todo mundo opine” y resulta que es el camino para no resolver nada), o la otra si quieres No resolver un problema forma una Comisión, así que ha llegado el momento de opinar menos y trabajar más para solucionar este galimatías llamado: Mi país “MÉXICO”.

Querido lector te propongo algo: Quéjate, opina, vota, has valer tu derechos, exige, disfruta la vida, pero trabaja, cumple, paga tus impuestos, manifiéstate en orden (como en Hong Kong, y no dije como en el….) en fin menos polémicas y más acciones, de alguna manera tenemos a los gobernantes que nos merecemos y espérate que Peña Nieto haga cambios, vendrán algunos peores que estos (Dios nos libre).

Es por eso que se me hace muy oportuno compartirles un resumen de algo que me encontré esta semana sobre los alemanes, ¿Cómo puede un país que trabaja en promedio 35 horas a la semana, con 24 días de vacaciones pagadas, mantener un alto nivel de productividad? ¿Estará en su ADN?, ¿Los ojos azules te dan otra perspectiva? o tienen poderes sobrenaturales. ¡Pues no!, simplemente hacen muy bien todo lo que deben hacer por simple que esto sea.

Tomo como base el documental de la BBC «Hágame un alemán» y la respuesta se centra en que son:

•    Orientados a los objetivos, la comunicación directa es muy valorada, la cultura empresarial alemana esta muy enfocada en los resultados.

·        Tienen una vida fuera del trabajo, en general valoran una separación entre la vida privada y la vida laboral.

·        Los negocios respetan el tiempo de la Familia, Alemania tiene una de las más extensas políticas de protección de los padres en el mundo desarrollado, para estar con la familia en los nacimientos.

 

Nada del otro mundo, solo poniendo las cosas en su sitio y siendo altamente productivos sin dañar el núcleo familiar. Así que pon un poco de alemán en tu oficina.

La cultura de trabajo del alemán es muy diferente a la del mexicano o gringo promedio, pero sin duda hay lecciones que aprender de ellos. El enfoque diligente alemán que aporta a su vida laboral es para ser admirado.

Separar el trabajo del juego puede ayudar a llevar una vida más equilibrada; no contestando el teléfono después de las horas de trabajo nos da un descanso mental, y podemos volver a la oficina frescos por la mañana. Cerrando Facebook y apagando las notificaciones nos ayuda a mantener nuestra mente tranquila y el flujo constante.

Las conversaciones directas pueden conducir a una mayor eficiencia y una mayor claridad de la comunicación entre los miembros del equipo. ¿Cómo ven?.

 

PD: Por último, no quiero dejar pasar mi feeling, en toda esta telenovela, parece brillar la mano de Manlio.

 

*Profesor de posgrado de CETYS universidad e IPADE Business School, jjalonso@hotmail.com