Mejor en su casa

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

La semana pasada se mencionó que este torneo presentaba un arranque distinto de parte de Xolos al anterior tanto por el triunfo contundente en la primera jornada como por el haber recibido gol desde el primer partido, pero tras el haberse finalizado la segunda semana de acción pareciera que el Apertura 2018 se torna en una réplica de la campaña más reciente.

Y es que luce como si el conjunto de Tijuana regresara a las mismas del Clausura 2018, en donde por cada partido brillante de local había un decepcionante encuentro de visitante. Es cierto que la campaña pasada no fue mala para el cuadro fronterizo, sobre todo considerando que se clasificó a la liguilla en el primer torneo bajo el mando de Diego Cocca, pero sería un error decir que la cosecha de puntos fuera de Tijuana no pudo haber sido mejor. El hecho de no haber conseguido un triunfo fuera de su inmueble los convirtió en uno de los visitantes más pobres de la fase regular, ya que fuera de obtener empates importantes ante rivales de peso en casa ajena la primera victoria no llegó hasta la liguilla, en donde dieron la sorpresa en cuartos de final al vencer 2-1 en Monterrey a un fuerte candidato al título como lo fue en su momento el conjunto de Rayados.

Además, tras el primer encuentro ante Tigres en Nuevo León se confirmó que los delanteros sufren al no jugar en su cancha habitual, ya que de nuevo se cumplió otro partido sin goles a favor para el conjunto fronterizo. Y quizá es injusto juzgar al equipo tijuanense con tan solo 90 minutos de juego como visitante y tras el haberse enfrentado a un oponente tan complicado como lo puede llegar a ser el cuadro felino, pero la preocupación radica más en la manera como se dio la derrota que en el resultado en sí; los números cuentan una historia similar, pero a la vez más alarmante.

Es cierto que en la mayoría de los casos las estadísticas solo sirven para adornar un encuentro y buscar en los números alguna explicación más a fondo de lo ocurrido, pero en este caso es importante mencionar algunos datos que sin duda deberán tener al cuerpo técnico algo preocupado. Y es que a pesar de que el marcador final indica que el equipo de Tigres ganó tan solo por un gol, su dominio dentro del terreno de juego fue constante y apabullante. El cuadro dirigido por ‘Tuca’ Ferretti tuvo el 70 por ciento de la posesión sobre el 30 por ciento del conjunto canino, mismos Xolos que solo lograron un tiro directo a la portería en 90 minutos y en realidad nunca pusieron en aprietos al arquero rival. Sin balón y sin oportunidades claras de gol es imposible ganar un partido, y mucho menos con un planteamiento tan aparentemente defensivo como el que presentó Cocca para este cotejo. Se entiende que los partidos jugando de visitante se preparan de manera distinta, pero de seguir así difícilmente se podrá cortar la sequía de triunfos fuera de casa que cargan desde el torneo pasado.

Se vienen dos partidos jugando de local de manera consecutiva y se tendrán que aprovechar al máximo, ya que sin duda este Xoloitzcuintle prefiere estar en su casa que en la calle.