Me declaro knowmad

Por Juan José Alonso LLera

“Ser knowmad se convierte en una filosofía de vida que te hace más feliz. ¿Por qué? Porque entre otras cosas te sabes preparado para lo desconocido”.

Sin duda alguna el cuerpo envejece más o menos rápido, según lo trates, pero la mente y la experiencia siempre están en constante desarrollo y crecimiento, supongo que algún día llegará ese momento en que las curvas se cruzaran. Lo físico hacia abajo y lo intelectual hacia arriba, todo esto según cree el alquimista. De hecho, no pretendo identificar aún ese momento en mí, pero lo que sí estoy cien por ciento cierto es que quiero seguir creciendo siempre.

Sin duda alguna el conocimiento es el nuevo dinero. Pero tienes que seguir aprendiendo cada día, gracias a la tecnología, cada vez necesitaremos monetizar menos y aprender más. Hoy encontramos a personas con una mentalidad flexible, abierta que les permite adaptarse a los cambios acelerados de los nuevos tiempos. ¿Cómo? Con una actitud positiva basada en el aprendizaje constante, sin importar la edad o el origen.

Son profesionales que trabajan y piensan en red. Son ágiles, creativos, innovadores, sociales y sociables. Se hacen preguntas y se replantean constantemente su conocimiento, para luego difundir sus hallazgos y compararlos, colaborando con cualquier persona y desde cualquier lugar, ya que saben cómo usar las nuevas tecnologías a su favor.

La expresión en español nómada del conocimiento es la alternativa al término en inglés knowmad.

Este término inglés, acuñado por el experto en mercado laboral John Moravec, es un acrónimo de know (conocer) y nomad (nómada), y se usa para referirse a la persona que pasa con facilidad de un conocimiento a otro, a individuos innovadores, dinámicos y que muestran un deseo por no parar de aprender, un nuevo perfil para los profesionales del siglo XXI.

“Nómada del conocimiento: el perfil profesional más buscado del siglo XXI”

  • Las características de los knowmádicos son:
  • No están restringidos a una edad específica;
  • Construyen su conocimiento personal mediante la reunión de información explícita y experiencias tácitas, y aprovechando ese conocimiento personal para producir nuevas ideas;
  • Son capaces de aplicar contextualmente sus ideas y experiencias en diversas configuraciones sociales y organizacionales;
  • Se encuentran altamente motivados para colaborar, y son creadores de redes por naturaleza, navegando en nuevas organizaciones, culturas y sociedades;
  • Utilizan las nuevas tecnologías de manera intencional a fin de ayudar a resolver problemas y trascender las limitaciones geográficas;
  • Están abiertos a compartir lo que saben e invitan y apoyan el acceso abierto a la información, al conocimiento y a la experiencia de otros;
  • Pueden desaprender tan pronto como aprenden, adoptando nuevas ideas y prácticas según sea necesario;
  • Prosperan en redes y organizaciones no jerárquicas;
  • Desarrollan hábitos cognitivos y practican para aprender continuamente; y,
  • No temen al fracaso.

En fin, no importa la edad, cuando nuestro intelecto sigue desarrollándose, lo que me garantiza que no envejeceré jamás.

¡Feliz y maravilloso 2022 tengan mis 3 lectores queridos!