Me caí, me levantaron y la vida sigue

Por Juan José Alonso Llera

“En dos palabras puedo resumir todo lo que he aprendido acerca de la vida:

¿Qué sigue?”

Nada define mejor el fin de esta trilogía que la frase inicial: ¿Qué sigue?, la respuesta mejorada es: “Maestro ¿qué esperas de la vida? Lo que ocurra,-contestó”. Sin duda alguna es la mejor réplica.

Debo de estar preparado para todo lo que ocurra ya que la vida nunca parará y hoy con tanto ruido e incertidumbre, estamos obligados a estar listos para construir el nuevo mundo que nos espera a todos los sobrevivientes de éste. Parto de la base que el mundo, las empresas, las sociedades, las familias, las ciudades, etc., no cambian jamás. Las que sí conmutan son las personas, que impactan en todos los conceptos anteriores. Es por eso que hoy estoy aquí vivo (gracias a Dios, contándolo). Así que la vida sigue.

El propósito de existencia es una declaración personal que cuando se cumple nos lleva a un estado de máximo bienestar. Hay quien le llama felicidad, bienestar o satisfacción, y tú seguro que tienes tu propio nombre para él. El propósito es algo que suele suceder para que pasemos a ese estado positivo de lo que nos espera.

Estadísticamente con respecto al promedio me faltan 30 años, según la expectativa en México, números actuales, pero eso nadie lo sabe, no me queda más que seguir vivo y lograr todos mis objetivos en un balance de: empresa, familia, profesión, amigos y muchas estupideces.

Buscando o investigando, como lo quieran ver, encontré algunas respuestas a mi pregunta: ¿Cómo encontrar mi propósito en la vida?

Así que si quieres darle rumbo y sentido a tu vida, empieza por estos 5 pasos para descubrir tu misión en la vida:

  • Pregúntate para qué eres bueno… realmente.
  • Pregúntate qué amas… Y a quién de verdad.
  • Pregúntate cómo puedes mejorar el mundo… define tu mundo como el entorno que impactas y de ahí para arriba en círculos concéntricos. Tú, tu familia, tu colonia, tu ciudad, tu estado.
  • Analiza porqué te pagan… Dónde y cómo agregas valor.
  • Pregúntate cómo te podrían pagar por hacer lo que amas.

Tampoco hay que olvidar:

  • Entiende lo que debería ser la vida. “Vivir con propósito” significa hacer lo que realmente te importa, en sintonía con tus valores y creencias.
  • Usa tu llamado interior. Deja de buscar respuestas fuera de ti.
  • Confía en ti mismo y olvídate de lo que piensen los demás, nadie debería decirte cómo ser tú.
  • Siente el miedo, rétalo y sigue caminando. Si no te despiertas emocionado por comenzar tu día, quítate el curita. Si te da miedo vas por el camino correcto.
  • Piensa en tu lista de pendientes. El tiempo es sumamente valioso y deberías valorar la forma en la que lo inviertes. Si no decides lo que vale la pena desde el principio, terminarás invirtiéndolo en cosas que no te ayudan a crecer.
  • Revisa todos los días cómo te sientes. Antes de levantarte por las mañanas, pregúntate lo que será importante en el día. ¿Qué te hará dormir bien al final?
  • Reconoce que tienes todo lo que necesitas y si no, búscalo. Puede que al principio esto te parezca incómodo, y habrá ocasiones en las que también te requiera esfuerzo y trabajo.

Gracias a todos por el cariño y paciencia para el Alquimista. Me caí, me levantaron y ahora sigo.

Compartir
Artículo anteriorLa hora de la verdad 
Artículo siguienteDe estos días