Más allá del Covid

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Es para todos obvio, o por lo menos para la gran mayoría de los que laboran para alguna empresa o para la propia que la forma de operar a partir del Covid-19 ha cambiado en gran manera y lo más seguro es que aun cuando toda esta situación pase o se controle las cosas no serán igual. Esta pandemia ha sido el gran catalizador en muchos aspectos en el contexto laboral, desde el ya tan mencionado trabajo desde casa o a distancia, hasta para las empresas que decidan mantener sus espacios de trabajo centralizados en un solo lugar.

No hace más de unos pocos años varias empresas hablaban con gran orgullo de ser lugares donde se contaba con espacios abiertos para laborar. No había más oficinas ni paredes. Bastó una pandemia para demostrar lo frágil que es dicho concepto. Hoy en día las empresas empiezan a considerar regresar al concepto de oficinas cerradas donde se pueda tener a los colaboradores en un mismo lugar, pero separados. Tal vez no veamos oficinas amplias, pero sí oficinas lo suficientemente grandes para mantener la separación adecuada para evitar contagios.

Otro aspecto del que ha cambiado su apreciación es la presencia médica dentro de un lugar de trabajo que anteriormente se tenía más por cumplimiento legal que por otra cosa, hoy se ha vuelto indispensable y tal vez así se quede por mucho tiempo, ya que actividades como la toma de temperatura, detección de síntomas relacionados con el Covid-19 deberán estar disponibles en todo momento. Esto a su vez incrementará la necesidad de personal médico dentro de los centros de trabajo, lo cual hará que el pago al personal de enfermería deba incrementarse al ser uno de los perfiles que más se solicitaran.

Así como las enfermeras y enfermeros se convertirán en personal indispensable dentro de las compañías, también lo empezarán a ser los profesionales de la salud mental. Además del estrés causado por el trabajo en sí, se agregará el generado por el riesgo que significará salir de casa e interactuar con los compañeros, enterarse que alguien enfermó o incluso falleció por causa del coronavirus. Se discutía hace algunos meses si se estaba legalmente obligado o no a contratar a un psicólogo de manera regular para atender al trabajador. Más allá del aspecto legal, la misma operación y situación actual dejará muy poco margen de decisión a los empleadores y concluirán que necesitarán poner a disposición de su plantilla laboral atención psicológica como parte de sus prestaciones.

También esto pasará, pero conforme va pasando va dejando una estela de cambios y reconsideraciones de antiguos conceptos. Definitivamente es para las empresas y para las personas una cuestión de paciencia, aguante y capacidad de adaptación para poder llegar a ver qué hay más allá del Covid.