Marco Antonio Morales: El Willy Wonka mexicano y su fábrica del dulce

Marco Antonio Morales, conocido como el "Willy Wonka mexicano," muestra con orgullo los dulces tradicionales en "La Fábrica del Dulce," un negocio que evoca recuerdos nostálgicos y celebra la rica herencia cultural mexicana. Fotografía: Border Zoom

Redacción/Infobaja con información de Border Zoom

Tijuana.- Marco Antonio Morales, conocido como el «Willy Wonka mexicano,» es el propietario de «La Fábrica del Dulce,» un establecimiento dedicado a la creación artesanal de dulces tradicionales mexicanos.

Con una herencia transmitida por su madre, Morales ha transformado esta tradición en un negocio que no solo satisface los paladares, sino que también despierta recuerdos nostálgicos en sus clientes.

Desde su infancia, Morales aprendió el arte de la elaboración de dulces de su madre, quien utilizaba este oficio para sustentar a su familia. Años después, junto a su esposa Viridiana Álvarez, comenzó a vender estos dulces en mercados ambulantes, conocidos localmente como «sobreruedas». La calidad y sabor de sus productos les permitieron participar en eventos locales como el «Cochi Fest» y «Tijuana Emprendedora.»

El éxito en estos eventos impulsó a la pareja a abrir su propio establecimiento hace 10 meses, ubicado en la calle Segunda, cerca del Hospital Guadalajara en la Zona Centro de Tijuana. Desde entonces, «La Fábrica del Dulce» se ha convertido en un punto de referencia para los amantes del dulce tradicional mexicano.

Morales señala que la mayoría de sus clientes son personas mayores o mexicanos que emigraron a Estados Unidos hace años. Estos clientes buscan revivir los sabores de su infancia y conectar con sus raíces a través de los dulces tradicionales. «Fabricando dulces recuerdos,» es una frase que encapsula esta misión de Morales, aludiendo a la capacidad de sus productos para evocar recuerdos felices y nostálgicos.

Marco Antonio Morales enfatiza la importancia de reconocer y estar orgullosos de las raíces y tradiciones mexicanas. «Se debería de tener en cuenta nuestro origen y sentirnos orgullosos de donde venimos, de nuestras raíces, México es muy bonito y su cultura y tradiciones son muy hermosas,» expresa Morales.

Con 16 años de experiencia en la elaboración de dulces tradicionales, Morales y su esposa continúan innovando y expandiendo su negocio, llevando un pedazo de la cultura mexicana a cada cliente que visita «La Fábrica del Dulce.»

«La Fábrica del Dulce» no solo es un negocio exitoso, sino también un puente cultural que conecta a los clientes con sus recuerdos de infancia y su herencia mexicana, todo gracias a la dedicación y pasión de Marco Antonio Morales y su familia.