Marca personal

Por Maritza Morales

¿Cuantas veces te han preguntado como te describirías y te quedas unos segundos en blanco? Esto es muy común, a pesar de que todos tenemos nuestra personalidad bien definida pero cuando llega el momento de hablar sobre nosotros mismos o intentar vendernos, a veces se nos complica.

Hoy voy a hablar del valor que nos puede dar el desarrollar nuestra marca personal o personal branding. Normalmente pensamos que solo los artistas o figuras públicas deberían trabajar en la construcción de su marca, sin embargo esto aplica para todos los profesionales en cualquier área.

Imagínate que vas a un nutriólogo y físicamente está pasado de peso, llegas con un asesor financiero y lo ves mal vestido, desordenado y utilizando un lenguaje demasiado coloquial, o un abogado con un tono de voz bajo, titubeante y tímido. No creo que te generaría mucha confianza para regresar a una segunda consulta o contratar sus servicios.

La marca personal se construye día a día, se refleja en todos los aspectos, desde el lenguaje corporal, cómo te comportas, tus acciones, cómo vistes, lo que dices, cómo lo dices y muy importante: dónde lo dices.

No es lo mismo el lenguaje que utilizas en una reunión de negocios, entre compañeros de trabajo, con tus amigos, en tus redes sociales o con tus clientes.  Tú eres tu marca y ésta siempre debe ir de acuerdo a tus ideales de vida, valores y las actividades que realizas.

Desarrolla y utiliza una estrategia personal que te apoye en tu crecimiento profesional.

Utiliza los medios digitales y redes sociales como una plataforma para construir y proyectar tu marca personal con un valor único, ¡y que te identifique! Crea comunidad, comparte tu conocimiento y experiencias.

Aquí algunos beneficios que podemos obtener si desarrollamos un personal branding bien estructurado:

  • Generar credibilidad y confianza en los demás
  • Mayores oportunidades laborales o de negocios
  • Relaciones de calidad
  • Posicionamiento de imagen
  • Facilidad para sobresalir profesionalmente
  • Pero sobre todo seguridad y confianza en ti mismo

Me despido y te hago la invitación a responderte lo siguiente:

¿Como te ves a ti mismo, qué dice tu imagen de ti, tienes claro quién eres? ¿Tienes una idea de cómo te percibe la gente?

Este sencillo ejercicio nos podría ayudar a conocernos mejor y crear el famoso “elevator speech” (cómo presentarse en tan solo 20 segundos para dejar la mejor impresión), lo cual nos llevaría a estar siempre preparados para entablar una conversación en todo tipo de situaciones, que nos permita abrir puertas para cuando sean requeridas.

Sé único, sé memorable, sé el mejor portavoz de tu propia marca.