Mano dura contra quienes falsifiquen alcohol

MÉXICO.- El Diputado Federal, Miguel Osuna Millán, destacó los beneficios y la urgencia de que se apruebe por el pleno del Congreso de la Unión, una reforma de Ley ya aprobada por mayoría en las Comisiones de Salud y de Justicia, contra quienes adulteran y comercializan bebidas con contenido alcohólico. 

Desde la máxima Tribuna del País, en su carácter de Presidente de la Comisión de Salud, Osuna Millán refirió que al aumentar el precio aumenta la falsificación, por lo que resulta urgente aumentar la severidad de condenas y multas a quienes incurren en tales prácticas. Se busca que, quien falsifique, contamine, altere o permita dichas prácticas, reciban de 1 a 9 años de prisión y de cien a mil días de salario sin opción de fianza, indicó.

La salud no debe ser considerada como un privilegio y es un derecho de todos los mexicanos, expuso Osuna Millán en su lectura ante los integrantes de la 61 Legislatura Federal, y como derecho natural inherente al hombre así está plasmado en el Artículo 4 de la Constitución Mexicana.

"La aprobación de tal reforma por parte de las Comisiones de justicia y Salud se generó como resultado de un ejercicio responsable por parte de todos los miembros de dichas comisiones, debido a que nuestro compromiso como legisladores va encaminado a garantizar a los mexicanos el mejoramiento, bienestar y protección de su salud", refirió.

Afecta a la salud y la economía Osuna Millán agregó que resulta lamentable que en México, y de acuerdo con la Cámara de la Industria de Vinos y Licores, seis de cada 10 botellas de bebidas alcohólicas son adulteradas, con una carga de metanol y etilenglicol que provocan en sus consumidores mareos, pérdida de la vista o la muerte; y que actualmente tan sólo en el Distrito Federal existen alrededor de 2 mil 200 lugares que venden licor adulterado, lo que pone en riesgo la salud de la población y sobre todo a los jóvenes.

Esta problemática, afirmó, genera la existencia y persistencia de los mercados informales que adulteran y falsifican alcohol afectando directamente a la sociedad, tanto por colocar en el mercado productos de baja calidad y dudoso origen, como en la afectación del mercado formal que ha tenido una contracción del 30% con un impacto directo en la pérdida de 6 mil empleos directos y 120 mil más indirectos.

"Al elevarse el valor en el mercado nacional de las bebidas alcohólicas, se hace más lucrativa su adulteración y falsificación de éstas, con el consecuente riesgo para la salud de los consumidores", señaló el Legislador Federal tijuanense, lo que ha ocurrido pese a los esfuerzos de las autoridades estatales y federales.

"Es por ello que no podemos permitir que en nuestro País, la falsificación de bebidas alcohólicas sea una forma de comercio cada día más habitual, es por ello urgente aprobar estas reformas para establecer que quien falsifique, contamine, altere o quien permita dichas prácticas, reciban de uno a nueve años de prisión y de entre cien a mil días de salario sin opción de fianza", reiteró Miguel Osuna.