Madres profesionistas enfrentan más retos

Tijuana, B.C.- En décadas pasadas al entrar las mujeres profesionistas en la etapa de ser mamás, se alejaban de sus trabajos o reducían las horas laborales. En la actualidad, y en específico en esta frontera, las mujeres tienen más oportunidades para continuar con su desarrollo profesional.

 

Sin embargo sí se enfrentan con situaciones a las que los hombres no, consideró Héctor Guerrero, consejero de la Asociación de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana (Arhitac).

Mientras que para el nivel ensamblador las mujeres tijuanenses que son madres no tienen mayores problemas para encontrar trabajo y mantenerlo, como en el resto del País, el problema viene cuando son profesionistas y quieren ascender en su carrera.

El consejero explicó que una de las ventajas de la frontera es que la mayoría de las empresas tienen sus corporativos en el extranjero, en países donde están más avanzados en los conceptos de equidad de género y diversidad de inclusión.

 “La mayoría de las maquiladoras con corporativos en el extranjero, te puedo asegurar que el salario de una mujer es igual al de un hombre, realizando las mismas funciones”, comentó Guerrero.

Para el nivel maquilador, la mujer es más requerida por su disciplina, organización y desempeño laboral. El consejero mencionó que en Medtronic, la empresa de donde es Gerente de Recursos Humanos, el 85% de los operadores son mujeres.

Guerrero anotó que donde se pone más difícil conjugar el trabajo con la familia es cuando ya son profesionistas, pues se requiere de mayor dedicación, más horas de trabajo y si la mujer quiere empezar su etapa como madre, empieza una especia de doble jornada: Termina la jornada laboral, y empieza la jornada como madre, esposa y ama de casa.

 

Los hijos y el trabajo

Según la publicación del Inegi, “Hombres y Mujeres en México 2013”,  la maternidad influye en una mayor o menor participación en el trabajo: A medida que aumenta el número de hijos, la participación de las mujeres en la producción de bienes y servicios de manera remunerada disminuye.

Detallan que las mujeres que tienen uno o dos hijos son las que más participan (45.5%), mientras que las que tienen 6 hijos o más tienen una participación del 21.3%.

De igual manera el número de horas destinadas al trabajo remunerado disminuye conforme aumenta el número de hijos: Las mujeres sin hijos se ocupan en promedio seis horas más a la semana, respecto a las que tienen seis hijos o más.

Tal es el caso de Yael Lomelí Pierce, quien fue la primera mujer presidenta de la Asociación de la Industria Maquiladora (AIM) en Tijuana. En entrevista para Infobaja recordó que su objetivo siempre fue desarrollarse en su carrera y ejercer como Contadora Pública con especialidad en Finanzas.

Sin embargo, se casó y al llegar su hija se enfrentó a los retos que muchas mujeres profesionistas enfrentan: Mantener el bienestar de la familia a la par de desarrollarse en el ámbito laboral. Aunque tenía el apoyo de sus padres para cuidar a su hija, Lomelí Pierce tuvo que reducir su jornada laboral.

“Cuando ella estaba pequeña la podía dejar en la escuela y yo trabajaba durante ese tiempo”, comentó.

Conforme fue creciendo entonces se fue enfocando más al trabajo y obteniendo mayores responsabilidades.

“Definitivamente yo creo que el reto o el obstáculo más difícil es el de estar tranquilo sabiendo que tus hijos están bien cuidados y bien atendidos”, opinó Lomelí Pierce.

 

Crecer profesionalmente

Héctor Guerrero señaló que ser madre podría hacer más tardado el proceso de avanzar en la carrera profesional de las mujeres, y no por políticas de las empresas, sino porque la disponibilidad para viajes o trabajar horarios extendidos podría ser más limitada.

“La misma actividad empresarial empieza a exigir más tiempo, entonces las mujeres por elección propia eligen no descuidar a su familia”, consideró.

En términos generales, las mujeres también deben tomar decisiones que los hombres no, por ejemplo si un ensamblador debe trabajar horas extras, no  le es complicado como a una madre que corre peligro de que le cierren la guardería. Encones no se puede quedar tiempo extra y por lo tanto no tiene acceso a un ingreso adicional.

El consejero refirió que según una estadística del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujer) en la década de 1970, una vez que las mujeres empezaban a ser mamás se alejaban del ámbito laboral. En la actualidad sucede lo contrario pues la mayor población femenina que está laborando son madres de por lo menos un hijo.

Héctor Guerrero añadió que aunque las empresas quisieran tener una equidad entre hombres y mujeres profesionistas, hay escasez de talento femenino, pues hay mujeres que en el camino deciden dejar de ejercer porque se dedican a sus hogares y otras cosas.

En este sentido, Lomelí Pierce destacó que cuando la mujer se encuentra en esta disyuntiva es importante respetar su decisión, pues comúnmente las mujeres tienen diferentes intereses y prioridades.

“Una mujer normalmente está enfocada a obtener el bienestar de su familia, si esa promoción, o ese puesto que a lo mejor le va a dejar un reconocimiento público, va en contra del bienestar familiar, es obvio que el interés normal de la mujer será por la familia”, manifestó la ex Presidenta de AIM.

Motivada a superarse después de alcanzar los objetivos y metas de cada día, la carrera profesional de Lomelí Pierce ascendió cuando en 2011 se convirtió en la primera mujer presidenta de una de las asociaciones más importantes de Tijuana, y que por más de 40 años fue presidida por hombres.

Ahora continúa como consejera de la Asociación, además de ser contralora y representante de su propia empresa, Jeld-Wen.

 

 

Embarazo no es condicionante

Antes se hablaba mucho de la discriminación hacia las mujeres embarazadas. El Consejero de Arhitac, Héctor Guerrero recalcó que actualmente es mal visto que una empresa no contrate o ascienda a una mujer por estar embarazada, pues esto no disminuye la capacidad intelectual o cognitiva de la persona.

Agregó que al momento de la entrevista, el reclutador no puede preguntar si está embarazada, cuántos hijos tiene, si está casada o soltera, cuestiones de religión.

“Lo importante es la capacidad que tiene la persona en cuestiones de trabajo” comentó.