Luchan jóvenes por erradicar prácticas deportivas inservibles

Por Korina Sánchez S.

El problema de la obesidad y los vicios en las prácticas deportivas de las escuelas, llevaron a un par de jóvenes a desarrollar un programa de activación física para estudiantes de nivel medio superior, enfocado en el cuidado de la salud.

Omar González y Rubén Calleros, ambos licenciados en Actividad Física y Deporte (LAFD) por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), implementaron un programa en el Colegio de Bachilleres (Cobach) que rompe con los esquemas establecidos durante décadas.

“Este programa plantea algo fuera del deporte, porque ¿Qué se hacía en la prepa? A quien no le gustaba el deporte y se iba a hacer otras cosas. Estamos buscando que todos tomen la clase”, detalla Omar, comisionado del programa de Actividad Física y Deporte.

El trabajo de dos años, busca darle fuerza a las actividades para-escolares, con el fin de mejorar la salud de los preparatorianos de nuevo ingreso.

Ahora, 16 mil alumnos en Baja California son parte de la aplicación del proyecto, en 28 planteles oficiales e incorporados.

 

“Nació (el proyecto) en un camión cuando íbamos de vacaciones a Durango, como una lluvia de ideas; hoy que es una realidad y las cosas que hemos logrado en el corto tiempo que hemos estado en Colegio de Bachilleres, nos llena de orgullo. Seguimos con la responsabilidad de seguir haciendo las cosas bien”, subraya Rubén, el otro creador del proyecto.

¿Cuál es la innovación?

El programa que se implementó por generaciones en la preparatoria estaba enfocado al deporte, “Proponemos que sean tres horas mínimo por semana. Lo que estamos buscando es tratar de contrarrestar los índices de masa corporal de sobre peso y obesidad”, explica Omar.

Con él, el alumno elige y practica estilos de vida saludables, reconoce la actividad física como un medio para su desarrollo físico, mental y social.

Tiene BC primer lugar en obesidad

En la entidad fronteriza, la obesidad es un problema grave, pues al menos una tercera parte de la población juvenil tiene sobre peso y obesidad, de acuerdo a la Secretaria de Salud.

En escuelas no se preocupan por la actividad física…

“Vemos el deporte pero no como algo esencial, nuestro programa trata del desarrollo de las capacidades funcionales físicas que es la resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad. Teniendo esas cuatro capacidades en un estado optimo, es lo que te da una buena condición física y por consecuencia bajos índices de sobrepeso y obesidad”, detalla.  

¿En qué consiste el proyecto?

Una prueba de correr durante 12 minutos (Resistencia)

Lagartijas y abdominales (Fuerza)

Velocidad con 30 metros lanzados

Prueba de “Sit and Reach” (Flexibilidad)

 

¿Cómo se implementa durante el semestre?

El primer paso de la evaluación es medir las capacidades funcionales; la segunda va enfocado al desarrollo de las capacidades funcionales por medio de rutinas y entrenamientos y en el examen final evalúa si hubo mejoría en ellas.

Pero antes, se aplica un cuestionario de contexto, “Tenemos pruebas de frecuencia cardiaca, las pruebas se ven de forma teórica y posteriormente las llevamos a la práctica; vemos sedentarismo, sobrepeso y obesidad, diabetes y tabaquismo”, subraya Omar.

Hay RESISTENCIA al cambio…

“El licenciado en actividad se le puede adaptar al programa, pero ha habido mucha resistencia por parte de los maestros que llevan más de 15 o 20 años de servicio porque fueron contratados para deportes”, coinciden.

“Hay maestros LAFD de la UABC, egresados de otras escuelas y también quienes no tienen documento que los acredite como docentes, “Estamos buscando que se haga capacitación (docente) para el segundo semestre y temas complementarios”, enfatiza Rubén.

Cosas para mejorar…

Además de la infraestructura deteriorada en algunos planteles, los maestros deben trabajar con carencias. “El maestro no tiene con qué pesar y medir, no tiene cronómetros, mil y un materiales. Estamos viendo cómo gestionar eso”, dice.

RESULTADOS

“Encontramos que no había estructura, sin darle un peso específico a toda esta cuestión, muy desorganizada y con los profes también, siendo un gremio muy disperso y no preocupándose por el bien de los demás, hay muchas cosas que faltan, como en todos lados, pero creo que los profes hemos permitido todas esas situaciones. Eso nos ha afectado”, considera Rubén.

Un programa millonario…

Pero para aplicar el programa se necesitaron aproximadamente dos y medio millones de pesos. Incluye la capacitación y certificación docente (aproximadamente de un año); un cuadernillo en el que el alumno puede llevar el control de sus valoraciones (resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad) de acuerdo a su edad y estatura y la creación de un sistema web para la captura de datos de los estudiantes.