Los tres ingredientes de la verdadera motivación

Por Juan José Alonso Llera

“Muchos piensan en cambiar el mundo, pero casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo”

El alquimista ha planteado en esta columna muchas veces la preferencia de cuando se habla de motivación, me quedo con la propuesta de Juan Antonio Pérez López y hoy les comparto un extracto del artículo del IESE sobre el tema de motivación.

Juan Antonio Pérez López, director general del IESE entre 1978 y 1984, de cuya muerte se cumplen 25 años, subrayaba ya en los ochenta el valor del propósito para motivar a los empleados y conseguir, no que trabajen, sino que quieran trabajar. Es lo que denominaba motivación transcendente, que se complementa con la económica (motivación extrínseca) y de autorrealización (motivación intrínseca).

El valor del dinero

“Muy malo debe ser el trabajo cuando nos pagan para que lo hagamos”, reza el chiste. En realidad, recibir dinero es algo necesario para el empleado. Pero no como quién recibe un regalo inmerecido. Ganar un salario y contribuir a la economía familiar, motiva más aunque se obtenga una cantidad menor. Es decir, que motiva recibir un salario, no tanto el monto en sí.

Autorrealización y exigencia

En realidad, una parte importante de la motivación consiste en esa sensación de crecer, de saber hacer cada vez más cosas, o las mismas, pero cada vez mejor. El aburrimiento surge de este aprendizaje operativo que lleva a sentir lo que antes era un reto como algo rutinario. Las personas, cuando se les exige de forma razonable, aprenden. A medio plazo, están más satisfechas que las que hacen siempre lo mismo.

Si aprendes y te gusta, trabajar puede ser una retribución en sí misma. Esa motivación intrínseca puede provenir del gusto por el contenido de trabajo o por el entorno humano en que se realiza. Deriva del aprendizaje, de la sensación de importancia o de cualquier otro factor que hace el trabajo en sí interesante. Cuando nos exigen menos de lo que podemos hacer, ese círculo subjetivo tiende a reducirse. Y las personas que no aumentan su competencia tienden a sentirse más exigidas e insatisfechas. En cambio, si nos exigen más de lo que estamos haciendo, el círculo tiende a ampliarse.

El sentido del trabajo

En realidad, tampoco la dimensión intrínseca da una explicación suficiente de la motivación para trabajar. Hay que recalar todavía en la motivación trascendente introducida por Pérez López. La motivación trascendente sería el impulso de llevar a cabo una tarea por las buenas consecuencias que esa acción tiene sobre terceras personas. No nos referimos a cuestiones filosóficas del más allá, sino a los efectos más inmediatos y duraderos de nuestra acción en el momento en el que vivimos.

Un trío consistente

Así, ninguna de las tres perspectivas se sostiene por si sola. Tampoco son dimensiones rivales, sino que se deben potenciar una a la otra. Ganar dinero, hacer algo que nos gusta hacer y que le sirva a un tercero son elementos indispensables para la autoestima del trabajador. Si falla alguna de las tres, el trabajo carece de sentido.

Cuando sentimos que contribuimos de algún modo a mejorar el mundo, nuestra propia autorrealización y el sueldo que cobramos por ello componen una perfecta articulación en la que el trabajo resulta motivante en extremo.

¿Demasiado o muy poco dinero?

He aquí algunas ideas para tener en cuenta cuando se establecen sueldos:

  • La falta de dinero produce insatisfacción. Sin embargo, a partir de cierto nivel, tener más dinero no proporciona mayor bienestar ni motivación positiva.
  • La capacidad motivacional del dinero es marginalmente decreciente. Cuanto más dinero tienes, menos te motiva.
  • No motiva tanto la cantidad percibida como su variación.
  • Motivan más dos incrementos consecutivos del 2% que un único incremento del 4%, así como un sueldo que crece cada año que uno muy alto mantenido a lo largo de años.

Los aumentos de sueldo no compensan la falta de motivación intrínseca y transcendente. Sin embargo, satisfacciones personales más elevadas lleva a tolerar sueldos más bajos.