Los oficiales fueron superados

Por Dante Lazcano

Si lo ocurrido el domingo de campeonato no es la señal más clara que, además de la repetición, asistencia desde oficinas en Nueva York y reclamos de jugadores, la NFL debe implementar alguna medida para revisar castigos flagrantes, desconozco entonces qué necesitará hacer para mejorar el juego.

Como se dice en el barrio: más claro ni el agua y lo vivido con los New Orleans Saints no deja lugar a dudas que este año los oficiales fueron superados, a menos claro que la instrucción hubiera sido otra.

De arranque les digo que siempre seré de la opinión que para ser campeón debe superarse hasta al árbitro y seguramente si los Santos en el primer cuarto, no se hubieran conformado con dos goles de campo en tres visitas a la zona roja le apuesto doble contra sencillo que estaríamos hablando que Drew Brees estaría disputando otro Super Bowl.

Sin embargo, en esa jugada en particular, cuando restaban menos de dos minutos al partido, si bien el oficial de línea no marcó la interferencia quizá fue porque, al ser una jugada de apreciación, consideró que el balón estuvo muy lejos del receptor de ahí que no se llamara la interferencia.

Pero lo que fue inadmisible fue que en la jugada se dio un evidente contacto casco contra casco del defensivo contra el ofensivo, jugada que se supone está megapenalizada, además que el oficial debió interpretar que el defensivo simplemente olvidó cualquier regla de juego y toda su intención fue de romperla sin importar los cómos, cosa que sucedió.

Insisto, esto no hubiera sucedido pero sucedió y ahora la liga, si realmente está comprometida con las nuevas generaciones, está en la encrucijada de corregirlo lejos de sólo dejarlo en un terrible error del árbitro pues al final se presta a malas interpretaciones.

Y hablando de interpretaciones y protecciones, en ese mismo día del fin de semana lo que vivieron los Kansas City Chiefs fue el colmo.

Al margen de todo el desprecio que genera un equipo que basa su dinastía en la trampa, esa sobreprotección que le dan a Tom Brady es realmente increíble.

Cierto que era segunda oportunidad y siete, pero que marcaran rudeza innecesaria sobre Tom Brady ya superó cualquier nivel de tolerancia y en el año en que se suponía venían más flojos los tramposos Pats, en el que sus promedios estuvieron lejos de lo acostumbrado en otros años, por tercer año consecutivo se meten a la disputa del Super Bowl.

Recordemos que para efectos de proteger más al “corebac” y no reciba castigo innecesario, de paso para proteger al umpire, a éste ya lo colocan al lado del réferi, por lo que esa bandera que lanzó de rudeza innecesaria porque el tacle defensivo le pegó en el pecho a Brady, sobraba, si de por sí ese equipo es intolerante, ahora, con nueve viajes al súper domingo imagínense.

Por mis memelas

Al final ni Packers, como yo sostuve, ni Steelers, como presionó la prensa chilanga, ya que serán los Kansas City Chiefs quienes visitarán a los LA Chargers en el estadio Azteca, con lo anterior se garantizó una visita al Huarache Azteca, luego les contaré acerca del menú en la fondita.

Mis dos centavos

En el llano diríamos: esas sí las marcas soplapitos.