Los niños de la guerra y la migración

Por Adriana Zapién y Valente García de Quevedo

En el marco de la clausura de la novena emisión del Foro Urbano Mundial del 2018 (WUF9) organizado por ONU-Hábitat realizado en Kuala Lumpur, el Ex Director General de la Organización Internacional para las Migraciones William Lacy Swing dio una conferencia donde habló sobre las 3 mega tendencias del siglo XXI. Señalando que la primera mega tendencia era la Migración, la segunda era la Urbanización y la tercera la Diversidad.

Y las tres están directamente relacionadas, ya que la migración multiplica la diversidad, al mismo tiempo que en busca de una mejor vida las personas migran a las ciudades que provocan una urbanización masiva. William Lacy señaló que la migración es un fenómeno global pues vivimos en un mundo en movimiento como nunca en la historia, de tal manera que una de cada siete personas es migrante; en el momento de esas declaraciones esa proporción equivalía a mil millones aproximadamente.

El Ex Director General de la Organización Internacional para las Migraciones mencionó que todo el tiempo las personas se mueven para buscar oportunidades. Sea cual sea la causa hay muchas que van desde la situación económica, la falta de trabajo, el hambre, la violencia, las consecuencias del cambio climático como las sequias o inundaciones por huracanes, hasta los desastres naturales como terremotos; pero también las personas tienen que migrar por la guerra. 

Además señaló que se estima que el número de migrantes forzados desde la Segunda Guerra Mundial es de 66 millones de personas de las cuales 23 millones son catalogados como refugiados y 43 millones se clasifican como desplazadas (forzadas a moverse), algo que ya se ha hecho común en este mundo tan convulso. Un ejemplo de crisis era la identificación de poco más de diez conflictos armados desde el Oeste de África hasta el Himalaya sin aparente fin.

Cuatro años después de esas declaraciones, la migración no ha parado y además se ha agravado en varias partes del mundo. La situación con la guerra entre Rusia y Ucrania que comenzó el 24 de febrero está provocando una ola de migración en la que según datos de la Unicef más de la mitad de los niños y niñas de Ucrania, (4.3 millones de un total de 7.5 millones de niños) se habían desplazado durante el primer mes de la guerra. Tan preocupante es la situación de los niños desplazados a países vecinos como los que todavía están dentro de Ucrania, pues la violencia trae como consecuencia una gran crisis de derechos de la infancia.

De hecho, la directora ejecutiva de Unicef Catherine Russell asegura que este es uno de los desplazamientos de niños a gran escala más rápidos desde la Segunda Guerra Mundial; que está en peligro la seguridad y el bienestar de los niños y niñas y su acceso a los servicios básicos debido a una violencia cruel que no parecer parar.

Los datos conservadores desde el 24 de febrero son que han fallecido 78 niños y 105 resultaron con heridas, pero el riesgo de que las cifras sean mayores es alto.  Hay identificados 450,000 bebés entre seis y veinticuatro meses que necesitan ayuda complementaria para su alimentación incluida la leche y tampoco han podido recibir sus vacunas. Esperemos que pronto Rusia y Ucrania lleguen a un acuerdo y termine el conflicto. Mientras Unicef seguirá protegiendo a la niñez y sus derechos reclamando el cese al fuego, pues los niños y las niñas necesitan la paz y protección.