Los motivos de mayo

Por Carlos Murguía Mejía

Por alguna razón, este mes es significativo en nuestro país, será porque además le dicen el mes de las flores. Un primero de mayo de 1889, en la ciudad de Chicago, USA se llevó a cabo por parte de sindicalistas, un gran movimiento de orden laboral solicitando un jornal reducido a 8 horas de trabajo. Este movimiento fue llamado también de los tres ochos: ocho horas para trabajar, ocho horas para dormir y ocho horas para el solaz y la familia. Las 24 horas de un día distribuidas de manera más justa y equitativa, según el petitorio.

Pues bien, la oferta no satisfizo a la parte patronal y las cosas se salieron de control. En la plaza de Haymarket, en Chicago Illinois, alguien lanzó una bomba donde fallecieron varios policías y un sinfín de trabajadores indeterminados que dejaron sus vidas. Ante estos hechos violentos, las autoridades ordenaron la detención de ocho personas, todos trabajadores y fueron acusados de anarquistas y condenados a la horca. Su “gran pecado” fue luchar por los derechos laborales que le correspondían.

Tres años después de los hechos ocurridos en Chicago, el Congreso Obrero Socialista de la segunda internacional de Francia, se instauró el primero de mayo “como día del trabajador” en recuerdo de los mártires de Chicago y los miles de obreros que participaron en la masiva manifestación. De ahí, que en muchos países el día primero de mayo es relevante por ser el día del trabajo. Como dato curioso e interesante por comentar, cabe destacar que los Estados Unidos de Norteamérica de ninguna manera celebra el día primero de mayo como día del trabajador; no lo hace, por que elude y evade su historia bochornosa de estos hechos tan lamentables que lo enmarcaban como un Estado represor. Ellos prefieren tener su labor day, pero ese día no borra de ninguna manera, aquella cruel historia del primero de mayo de 1889.

El día 3 de mayo, no es un evento histórico pero sí importante para la humanidad porque es el día del albañil. Sí, albañil viene de albanny palabra de origen arábigo y que significa constructor de pueblos. Santa Elena la madre de Constantino devota mujer encontró las cruces donde crucificaron a Dimas, Gestas y Jesucristo. Previo a ello, ordenó  derribar un edificio Romano, y contrató a tres mil albañiles para ello y para identificar en cuál de esas cruces había sido crucificado Jesucristo, a un enfermo lo impusieron en las tres cruces; sin embargo, cuando fue impuesto en la de Jesucristo, sano milagrosamente. Por ello, Elena fue canonizada como santa y es motivo de la celebración de la Santa Cruz.

El 5 de mayo de 1862 transcurrió la heroica Batalla de Puebla, donde México se cubrió de gloria al derrotar al ejército invasor francés, el más poderoso de Europa. La historia cuenta que el origen de la invasión deviene de un adeudo que tenía México, con Francia, Inglaterra y España. Pues bien, México decidió suspender el pago con estos tres países y el acuerdo diplomático por los gobernantes de España e Inglaterra aceptaron un convenio y decidieron no invadir; sin embargo, Francia no aceptó e invadió nuestro País con el resultado por todos conocido, cabe destacar que la intención de Francia tenía un motivo perverso que era el de expandir su territorio asentándose en nuestro País y desde México, saciar su apetito imperialista; pero España e Inglaterra se dieron cuenta de ello y la fricción provocó un demérito y riesgo para la monarquía francesa por su desmedido propósito expansionista.

Estados Unidos de Norteamérica celebra el 5 de mayo, como la verdadera independencia de México, ya que en esa épica batalla se derrota  a los franceses e impide que el poder bélico europeo sojuzgara a la América.

Los héroes de la batalla del 5 de mayo fueron Don Ignacio Zaragoza Seguin, Miguel Negrete y Porfirio Díaz (este último de claro oscuros en la historia de México).